«Poner orden al fin de año para planificar nuevos retos»

El año lo empiezo terminando y espero comenzarlo también escribiendo.

Ahora que estoy de vacaciones, y se aproxima el final del año, es hora de echar la vista atrás y reflexionar sobre las cosas que he hecho, las que he dejado de hacer y las que tengo pendientes. En esas estoy.

Hace un tiempo, en este post, comentaba, a raíz de la celebración del Día mundial de las bibliotecas, el pago de una deuda que tenía contraída. Hoy, haciendo esa autoevaluación personal, me doy cuenta de que tengo otra pendiente de comentar. 

Hace ya algún tiempo, M. —lo dejaremos en el anonimato al no tener su permiso para nombrarlo—, excompañero de trabajo y con poderes parecidos al Jefe del MI6 de la saga James Bond aquí puedes saber algo más sobre ese personaje—, me convidó a participar en el Segundo Concurso de Microrrelatos sobre diversidad y discapacidad “Sumando capacidades», que organizaba el SINPRONI (Sociedad Insular para la Promoción para las Personas con Discapacidad).

Como ya te puedes imaginar, me apunté y cedí los derechos de mi texto para que ellos lo publicaran, difundieran…

Los trabajos que se presentaron fueron muy variados y de buena calidad, cumpliendo, todos ellos, que el objetivo del concurso «Incitar a la reflexión, sobre cómo las diferencias enriquecen nuestra convivencia y nos acercan a otras realidades, que suman capacidades».

En estas fechas de, como dice al principio, ir poniendo mis cosas en orden, antes de la llegada del nuevo año, y con él nuevos retos, no podía despedir el año sin recordar mi colaboración y hacerles partícipes, de todos los relatos presentados y que la Biblioteca Social Educativa BASE, ha publicado en formato digital.

Puedes consultarlos pinchando en este enlace.

Espero que te gusten. Con esto te dejo hasta el año que viene. Disfruta mucho.

Gracias por leerme.

«Un cuento de Navidad»

Navidad esa época en la que hacemos realidad tantos sueños.

Uno, dos, tres, cuatro… Cada vez que salimos de excursión me paso la mañana contándolos. Hoy no es un día diferente, sobre todo viendo la cantidad de gente que hay en las calles al estar tan cerca la Navidad.

Todo el mundo va como loco de aquí para allá. Cargan bolsas, paquetes y regalos. Nadie parece percatarse de nuestra presencia, aunque mantenemos una fila bien hecha, pero somos lo bastante ruidosos como para que se nos oiga. Vamos charloteando, encandilados por tantas luces, tanto adorno y…, tanta gente. La primera evaluación ya termina —aquí puedes recordar algo—, así que hoy toca disfrutar de otras experiencias, de ese aroma que siempre dejan los cuentos de Navidad. 

El camino hacía el portal es corto y fácil de recorrer, pero nada más salir del colegio, los niñas y niños que me acompañan, ya preguntan los consabidos: «¿falta mucho?», «¿cuándo llegamos?». Un clásico de cada salida fuera de las paredes y el orden del día a día.

El pesebre que visitamos es modesto. En verdad tampoco nos interesa mucho, lo que vamos es a entregar las cartas a los Pajes de los Reyes Magos, que allí se encuentran esperándolas como en cada Navidad. «Seguro que son de mentira» dice uno de los chicos mientras los señala, «Claro que sí, los de verdad están muy ocupados preparándolo todo», responde una de las niñas con su tierna inocencia.

En cuanto llegamos y los vemos de cerca, los ojos se les abren como dos grandes contraventanas que saludan a los rayos del sol cada mañana. La esperanza y la ilusión les embriaga.

Uno a uno, por orden de lista, van pasando por sus regazos. Los Pajes les saludan por su nombre. Ellos se asombran. 

Ahora las voces y los comentarios que hacen empiezan a cambiar el tono y el discurso: «¡Maestro, que son los de verdad!», dice el pequeño Juan mientras agita las dos manos nervioso. «¡Sí!, ¡nos conocen!» contesta la simpática Ana. «¡Saben quién soy!», sentencia Elisa… Los demás del grupo, los que esperan su turno, emiten un suspiro de asombro mientras abren sus bocas, para ya no cerrarlas hasta el regreso al colegio. Con ganas esperan su minuto en la intimidad con los Pajes. Ahora no hablan, tiemblan, babean, se agitan. Los nervios están a flor de piel, incluso cuando les toca dejar paso al siguiente compañero. 

A veces, para que la magia de la Navidad se haga realidad basta con mantener un pequeño orden y entregar, a las manos adecuadas, una lista de nombres. ¡FELIZ NAVIDAD!

Gracias por leerme.

«Cuando los microrrelatos marcan mi biorritmo diario»

Cada día un microrrelato, usando la palabra que correponde.

Es una pena que no me sigas en Twitter. Pero no hay problema, como bien dice el dicho, «Si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma va a la montaña». En verdad es lo más lógico, pues la mayor parte de mis seguidores los tengo en esta web y en mi Facebook.

Digo que es una lástima que no me sigas en Twitter —@gcabmoy, por si quieres hacerlo—, porque un año más he aceptado el divertido reto que organiza LITERUP —por si no los conoces solo comentarte que son un portal de literatura que sigo con asiduidad en la que, además de lecturas interesantes, se proponen juegos literarios, críticas, microrrelatos, concursos…

El reto en cuestión se llama #AdvientoLiterup2018. Consiste en un particular calendario de adviento —la imagen que tienes como cabecera de esta entrada—, que sirve de guía para escribir cada día, desde el 1 al 25 de diciembre, un microrrelato, en el que es del todo imprescindible que la palabra de ese día aparezca de manera literal en el texto

A modo de ejemplo, verás que el día 1, la palabra que debía contener el microrrelato, era «sonrisa». Te adjunto el relato que envié.

El del día 3, me gustó cómo quedó. Palabra clave: paz.

Empezaba a contarte que era una pena que no me siguieras en Twitter, ya que, para quedar finalista, la organización cuenta con los «likes», «RT».. que cada uno de los microrelatos tiene. Hubiera sido más fácil para ti, y para mí, hacerlo en facebook, pero no te preocupes, en verdad lo hago en esa red social porque la extensión, 260 caracteres —aunque en las bases del concurso se permite más—, me parece un reto fabuloso con el que, no solo mantener una rutina de escritura diaria y salir la zona de confort de escribir siempre lo mismo, mejorar la capacidad de síntesis e intentar de ser capaz de contar una historia, con su introducción, nudo y desenlace, en un espacio tan pequeño como un microrrelato, es muy difícil. Hay días que lo conseguiré y otros que…, lo seguiré intentando.

El día 5 tenía que usar «bufanda». Este fue el microrrelato con el que participo.

Ya te contaré cómo salí del entuerto, que aún me quedan muchos días por delante y, la verdad, una historia, por pequeña que sea, diariamente…

Gracias por leerme, y apoyarme si pasas por Twitter y te gusta alguno de mis microrrelatos.