«Cuando los microrrelatos marcan mi biorritmo diario»

Cada día un microrrelato, usando la palabra que correponde.

Es una pena que no me sigas en Twitter. Pero no hay problema, como bien dice el dicho, «Si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma va a la montaña». En verdad es lo más lógico, pues la mayor parte de mis seguidores los tengo en esta web y en mi Facebook.

Digo que es una lástima que no me sigas en Twitter —@gcabmoy, por si quieres hacerlo—, porque un año más he aceptado el divertido reto que organiza LITERUP —por si no los conoces solo comentarte que son un portal de literatura que sigo con asiduidad en la que, además de lecturas interesantes, se proponen juegos literarios, críticas, microrrelatos, concursos…

El reto en cuestión se llama #AdvientoLiterup2018. Consiste en un particular calendario de adviento —la imagen que tienes como cabecera de esta entrada—, que sirve de guía para escribir cada día, desde el 1 al 25 de diciembre, un microrrelato, en el que es del todo imprescindible que la palabra de ese día aparezca de manera literal en el texto

A modo de ejemplo, verás que el día 1, la palabra que debía contener el microrrelato, era «sonrisa». Te adjunto el relato que envié.

El del día 3, me gustó cómo quedó. Palabra clave: paz.

Empezaba a contarte que era una pena que no me siguieras en Twitter, ya que, para quedar finalista, la organización cuenta con los «likes», «RT».. que cada uno de los microrelatos tiene. Hubiera sido más fácil para ti, y para mí, hacerlo en facebook, pero no te preocupes, en verdad lo hago en esa red social porque la extensión, 260 caracteres —aunque en las bases del concurso se permite más—, me parece un reto fabuloso con el que, no solo mantener una rutina de escritura diaria y salir la zona de confort de escribir siempre lo mismo, mejorar la capacidad de síntesis e intentar de ser capaz de contar una historia, con su introducción, nudo y desenlace, en un espacio tan pequeño como un microrrelato, es muy difícil. Hay días que lo conseguiré y otros que…, lo seguiré intentando.

El día 5 tenía que usar «bufanda». Este fue el microrrelato con el que participo.

Ya te contaré cómo salí del entuerto, que aún me quedan muchos días por delante y, la verdad, una historia, por pequeña que sea, diariamente…

Gracias por leerme, y apoyarme si pasas por Twitter y te gusta alguno de mis microrrelatos.