«¡Dieciocho tacos ya! Carta abierta a la madurez»

Puerto de la Cruz, a 26 de abril de 2019

«¡Dieciocho tacos ya! Carta abierta a la madurez»
¿Dieciocho cumpleaños? ¿Ya? Parece mentira.

Cuando leas esta carta ya habrás estrenado tus dieciocho años. ¡Parece mentira! Lo que voy a decir puede sonar a tópico, lo se, pero es que tengo la sensación de que hace apenas unos días que te tenía durmiendo sobre mi pecho. ¡Y han pasado dieciocho años!

Sin duda, la mayor parte de este tiempo ha sido de los mejores de mi vida. De nuestras vidas. Tenerte a ti, y a tu hermana, es lo más hermoso que nos ha podido pasar, no solo a mamá y a mi, sino a toda la familia.

Lo hemos hecho lo mejor que hemos podido, con nuestros defectos, con nuestros fallos, con nuestras peleas, con nuestros llantos… Pero tranquilo, no te creas que te vas a librar de nosotros, no hemos terminado. Siempre he escuchado que lo peor son los treinta y cinco primeros años, que después suaviza. Así que, aún nos quedan unos cuantos.

Cumplir dieciocho años es importante, aunque no supone que ya has madurado, que ya eres un hombre. Es una edad que debes convertir en una reflexión personal para que, poco a poco, vayas alcanzando esa tan ansiada madurez. Los primeros pasos estás a punto de darlos: enfrentarte a la EBAU, sacarte el carnet de conducir, decidir qué carrera quieres estudiar, encargarte de resolver tus cuestiones, viajar…

Deberás tener en cuenta que tus responsabilidades aumentan. Ya no vale decir eso, tan frecuente de la adolescencia, que espero que empecemos a dejar atrás —aunque haya días que no se note—: «No me di cuenta», «Yo no lo sabía», «No pretendía»… Se acabó. Eres responsable de tus actos.

Celebrar los dieciocho no significa dejar de cumplir con los que te queremos, con los que siempre estaremos a tu lado. Es justo lo contrario. Crecer significa la apertura a un mundo infinito, lleno de posibilidades, que se abre ante ti; un mundo maravilloso que te está esperando a que te lances con confianza y valentía, con el respeto que siempre te hemos enseñado y con la certeza, como ya te he comentado, de que las personas que te quieren, siempre vamos a estar aquí para apoyarte y cuidarte como hasta ahora lo hemos hecho. Cuenta con nosotros.

A partir de ahora podrás vivir muchas historias, amores, situaciones extrañas, kafkianas incluso, que te harán reír y llorar, eso es madurar, pero te aseguro, que si buscas, tal y como te hemos indicado durante todos estos años, también encontrarás personas, eventos y recuerdos maravillosos que te acompañaran y guiaran todo el camino. Aquí estaremos para compartirlas.

La vida te está esperando. DISFRÚTALA. Te queremos.

FELIZ 18 CUMPLEAÑOS.

«Breve tratado sobre la campaña electoral y la Semana Santa»

Campaña electoral y Semana Santa. Caricatura hecha con mi Ipad. Probando cosas nuevas.
Campaña electoral y Semana Santa. Caricatura hecha con mi Ipad. Probando cosas nuevas.

No es mi estilo hablar de política, ni de religión —aunque a veces lo haga—, pero en esta ocasión, que las dos confluyen, en forma de campaña electoral y Semana Santa, y entendiendo que ambas tienen ciertas similitudes, encomiendo a lo más divino a ver qué pasa.

Una de las semejanzas es fácil de deducir. Los políticos, al igual que cofrades y curas, andan de procesión en procesión, de rezado en rezado, en busca de adeptos, de demostrar su poder, de compartir sus creencias. Unos se ponen sus capirotes, a fin de estilizar sus figuras —Si quieres saber algo más de sus significado pincha aquí—, mientras que los representantes políticos, para la misma finalidad, son capaces de hacer todo tipo de gilipolleces —saltar a la comba, tocar el bajo en televisión, subirse a un tractor…— y de ponerse cualquier indumentaria para demostrar lo «chachis» que son prometiendo todo lo inimaginable con tal de intentar asegurarse su escaño.

Esto me recuerda, aprovechando que estamos en Semana Santa, una vieja parábola electoral:

Durante una campaña electoral ocurre la muerte de un prestigioso político. Como era de esperar, a la puerta del cielo, San Pedro lo recibe y, viendo su profesión, le ofrece pasar un día en el Infierno y otro en el Paraíso, para que después elija dónde quedarse por toda la eternidad. El político acepta el trato El Infierno se le presenta como un enorme campo, en el que se está celebrando una fantástica barbacoa, música, lleno de hombres y mujeres que se lo pasan de maravilla… El Diablo es una anfitrión fantástico. En el Paraíso también se lo pasa bien; salta de una nube a otra, toca el arpa, ríe…, pero siente que le falta algo. Así pues, elige, el Infierno.

Cuando San Pedro lo lleva hasta el fondo del abismo, las cosas no son como se le habían mostrado, y aquel campo verde es en realidad un depósito de basura y los hombres y mujeres que antes disfrutaban y bailaban, ahora vagan por el inframundo.

—No entiendo, ¿qué pasa? —dice el político contrariado—, esto no es lo que me habían enseñado.

El Diablo, sonriendo, contestó:

—Ayer estábamos en campaña electoral. Hoy… ya votaste por nosotros.

Así que, ya sea en procesiones, en el campo o en la playa, te recomiendo que medites bien, que aproveches estas vacaciones para reflexionar y pensar si lo que nos están vendiendo es humo de cirio o de realidad. Que cada uno decida sus pasos, que al final, las mayores procesiones, son las que van por dentro.

Gracias por leerme.

«Entre luces, sombras y el contoneo de tu cintura»

Entre luces y sombras disfruto del juego de mi imaginación. (Foto sacada con mi móvil)

El juego de luces y sombras que se conjugan en este pasillo poco iluminado, siempre produce un efecto alucinante en lo que estamos mirando; ese efecto es aún mayor si lo que vemos es fruto de nuestra imaginación. Al menos eso me pasa cada vez que te veo avanzar por el pasillo.

En muchas ocasiones, como la de hoy, tú no me ves. No sabes que te estoy mirando, pues tu paso está siguiendo esas luces y esas sombras que te llevan en dirección opuesta a la que yo estoy. Pero estoy, apoyado en mi esquina, acariciando la incipiente barba, imaginando que en el siguiente sonido de tu tacón te vas a dar la vuelta para buscarme. Estoy, esperando y disfrutando de ese breve momento de disfrute que me da observarte.

Con mi mirada, deseosa de encontrarse con la tuya, admiro el contoneo de tu cintura y solo puedo ponerme a silbar tus pasos, siempre al ritmo que acompasan tus caderas. Cuando ya te pierdo de vista —al final las sombras son más que las luces—, con la musiquilla que he creado en mi cabeza, sigo mi camino, como tú, entre mis propias luces y mis propias sombras.

Quién sabe, quizás, algún día, logremos caminar en el mismo sentido, apagando y encendiendo esas luces y esas sombras que hoy nos separan.

Gracias por leerme. 

«El «seguro» hogar de Iván»

Un hogar seguro es lo mejor que se puede tener.

El hogar de una persona, y más si es un niño, debe ser un sitio en el que nos sentamos seguros.

Iván tiene nueve años recién cumplidos. Como muchos de los niños de su clase ahora, tras un complicado divorcio de sus padres, tiene dos casas.

—La casa de mi madre es más pequeña —intervino—. En ella vivo con mi hermana, mi madre y, a veces, un amigo de ella que viene a pasar el rato.

En clase estaban trabajando los distintos conceptos y formatos de familia. El grupo iba alzando sus manos y exponiendo libremente con quién vivían, intentando identificar el tipo de hogar y de núcleo familiar que tenían (monoparental o monomarental, nuclear, extendida…).

—En cambió, en casa de mi padre, —continuó diciendo— vivimos mucha más gente.

—¿Cuántas personas?

—Depende del día. Cuando yo y mi hermana vamos, además de mi padre y su novia, está mi abuelo, mi tía, la que sufre de alucinaciones, y todas las personas que viven con él.

—¿Cómo que las personas que viven con él?

—Sí, mi padre, tiene una casa muy grande y deja que unos amigos suyos se queden allí a dormir.

—¿Caben todos? ¿Cada uno tiene una habitación?

—No. Muchas veces compartimos. El problema es que, como mi padre es chatarrero, las habitaciones están llenas de cosas que él vende y entonces tenemos que ir haciendo sitio. Anoche no podíamos utilizar mi cuarto. Se lo quedó un grupo que iban a «pasarlo bien».

—¿Dónde dormiste?

—Con mi hermana en el sofá del salón.

(…)

El hogar de Iván, como el de todos nosotros, debe ser un santuario. Un refugio seguro al que todos tenemos derecho, pero del que no todos disfrutamos. Puede que te parezca mentira, puede que mi imaginación esté haciendo de las suyas, pero también puede, que Iván exista y que su hogar no sea lo suficientemente seguro para él y su hermana. Mientras nosotros nos preocupamos de… Completa tú la frase.

Gracias por leerme.