«El poder del rosa»

«El poder del rosa»
El color rosa como símbolo de lucha.

Ayer la vi pasar por delante de mi pantalla. Sí, la modernidad, las redes sociales y la gilipollez humana hace que muchos de nosotros compartamos cada paso a golpe de clic, en vez de hacer clic para hacer coincidir nuestros pasos. Pero da igual. La vi, o mejor dicho, vi lo que ella quiso mostrar.

Estaba muy guapa. 

La sencilla foto reflejaba la potente transmisión de fuerza que quería representar. 

Aparecía de rodillas, sobre su cama, enrollada en una esponjosa toalla rosa, que dejaba ver sus muslos, su hombro izquierdo y esa parte lateral de su apetitosa piel. El resto del cuerpo había que imaginarlo. 

La cara agachada, con sus ojos cerrados, daban señales de sentir el achuchón que sus brazos autoinfligían, mientras sujetaban la rosada tela para que esta no cayera, dejando al descubierto el pecho castigado por la horrible batalla que le había ganado a la terrible enfermedad.

Gracias por leerme.

4 pensamientos en “«El poder del rosa»

  1. Estoy, de todo corazón, con la gente que lucha contra ese y cualquier forma en la que se nanifieste el mal.
    Oĺé por todas ellas, saben salir, sin perder ni un ápice de su valentía… me gusta la sonrisa que se les pone cuando le ganan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *