«El viejo del aparcamiento»

Una de las
leyendas urbanas más famosa y conocida, con temática de terror, es, sin duda,
“La niña de la curva”. A modo de resumen rápido, recordarte que se trata de la
presencia de una autoestopista que al ser recogida y tras un rato sin conseguir
conversación, misteriosamente desaparece del interior del coche, tras alertar
al conductor de un tramo o curva peligrosa, en la que supuestamente la
susodicha falleció.
            El otro día, en el interior del
garaje de un gran centro comercial, me visitó «el viejo del  aparcamiento» que, salvando las distancias,
me resultó algo similar. Te cuento lo ocurrido:
            Avanzo por mi carril y, al superar
un coche que estaba parado en doble fila a la derecha, sin luces ni
intermitentes, recorro más de una treintena de metros en busca de un lugar para
estacionar. Uno de los coches aparcados a la izquierda arranca, enciende sus
luces e inicia la marcha para abandonar el lugar. Yo coloco mi intermitente y
espero a que salga.
Nada más iniciar mi camino marcha atrás, de la nada, aparece un hombre
mayor que, junto a mi ventana cerrada me habla. No lo entiendo. “Cuidado jefe”
le digo. Él con aspavientos protesta. Cuando vuelvo a mirar por el espejo
retrovisor veo una columna a la izquierda, como moviéndose en dirección a mi
coche. El hombre sigue protestando. ¿Me avisaba del golpe y de ahí su parecido
con la niña de la curva?
Pues no. Al parecer era él el que estaba en el interior del coche parado
en doble fila. Esperaba un sitio y yo se lo quité. Según él yo tenía que
adivinarlo, que conocer cuáles eran sus intenciones. Al parecer tengo poderes y
yo que pensaba que el fantasma era él.

Gracias por leerme.

Un pensamiento en “«El viejo del aparcamiento»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *