«Empañar los cristales del coche»

«Empañar los cristales del coche»
Confiesa, ¿cuántas veces has empañado los cristales de un coche así?

Ser cómplice de otra persona no es algo fácil de lograr. Hacerlo sin verse o hablar todos los días, reuniéndose de uvas a peras…, pone su granito de dificultad.

La complicidad de la que está pareja disfruta se consiguió con años de amistad. Se forjó a base de miradas, de roces de manos, de besos robados, de bromas que una lanzaba y que el otro recogía, de secretos compartidos, de momentos íntimos. 

Es esa misma complicidad la que les acercó, de manera inmediata, a mantener una tensión sexual evidente para ambos que, en muchas ocasiones, les impedía guardar una mínima y exigible distancia social.

Aquella noche era una de esas ocasiones.

Como tantas otras veces, habían quedado para verse. Los dos se echaban de menos y tenían la necesidad de compartir un rato de tranquilidad, aunque fuera en el pequeño espacio, no idílico, que habían creado.

Su coche tenía los cristales tintados, muy útiles para protegerlos de mirones. Además, colocar el parasol, siempre les daba un plus de confianza. 

No tardaron en lanzarse sobre el asiento trasero, en busca de la ansiada intimidad y de una mayor comodidad. El primer abrazo no se hizo esperar. Lo estaban deseando.

Su bolso se había quedado en el asiento delantero. Guardar los pendientes, antes de que se soltaran y perdieran, entre el furor del encuentro, resultaba perentorio. Al incorporarse para intentar llegar a él, su culo quedó al descubierto bajo el corto vestido. El no pudo contenerse y lazó una pequeña, delicada y suave dentellada sobre la nalga derecha. Ella, sorprendida, se excitó. 

El negro de los cristales se reforzó con las exhalaciones de ambos. Ahora no se veía nada, ni de dentro ni desde fuera. Todo era pasión, jadeos y deseo.

Gracias por leerme.

2 pensamientos en “«Empañar los cristales del coche»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *