«Prostituirnos para vender. Una curiosidad del ser escritor»

Presentación de ANCOR en la Carpa Rafael Arozarena

Hay escritores, yo el primero, que necesitamos prostituirnos y aposentar nuestro cuerpo, colocándolo a la venta en las esquinas de las casetas, y otros, como Fernando Aramburu, que lo hacen de otra manera, al haber vendido más de 300.000 ejemplares de su obra «Patria», y que ya no necesitan demostrar nada a nadie. Su fantástica escritura habla por él.

Como bien sabes estos días he estado paseando, y prostituyendo, mi cuerpo, mente y alma por la XXIX FERIA DEL LIBRO DE SANTA CRUZ, gracias a la genial organización y gestión de DIEGO PUN EDICIONES y a la participación de las librerías colaboradoras (Agapea, Barco de papel, El Cándil e Ifara). Estoy muy contento. «Ancor» se está vendiendo muy bien y todas las personas que lo han leído nos manifiestan sus felicitaciones.

Lo que más me ha sorprendido de esta feria, y de alguna otra a la que también he asistido, es que en cada caseta había un autor o autora, a la caza del lector despistado, y claro, cada uno se vende como puede.

Muy simpático el que acude a esta cita vestido con bermudas, chaqueta y corbata, portando un casco de obra cubriendo su testa y que no se quitaba ni para descansar.

Guapísima la escritora de literatura romántica, que protegía la blanca y delicada piel de su rostro con una gran pamela color rojo bermellón.

Algo borde el compañero al que le molestó compartir mesa con nosotros y levantó su campamento en busca de mejores lindes.

Siempre simpática, activa e inigualable la gran Ana González Duque de la que siempre hay algo que aprender.

Extraño el que se acercó para intentar colocar su texto erótico, aún no nato, y del que iba mostrando una copia encuadernada en anillas por todas las casetas.

Infantil aquella que iba llamando a todo bicho viviente menor de 12 años para colocarle un sello en la mano y contarle la vida de su animal protagonista.

(…)

¡Qué gran esfuerzo han hecho! Sinceramente espero y deseo que les vaya muy bien en este difícil camino.

Como verás, hay escritores y escritoras para todos los gustos. Basta con abrir un poco los ojos y mirar a nuestro alrededor para recoger datos y ponerse a escribir.

Pedirles perdón a todos los que he nombrado y no he identificado. Con mis prisas y mis cosas solo los observé de lejos y no me quedé ni con sus nombres ni con los títulos de sus obras. Ya lo haré.

A Fernando Aramburu felicitarlo por su libro, su genialidad y su buen estar. ¡Siga así! Sin duda ya es una referencia para los que estamos tragando el polvo del camino.

A tí, que ahora me lees, gracias por compartir estos momentos conmigo, pero necesito un poco de tu ayuda: ¿Viste o conoces a alguno de los escritores que te he comentado? ¿Sabrías decirnos sus nombres o los títulos de sus obras, para así salvar mi falta de conocimiento y detalle? ¿Qué te parece su estrategia de ventas? ¿Me recomiendas alguna?

Gracias por leerme.

«Yo soy yo y mis circunstancias»

Ya lo decía Ortega y Gasset, que de esto sabía mucho, «Yo soy yo y mis circunstancias». Según su frase más celebre, o al menos la que a mí me ha quedado grabada, las personas no solo somos lo que mostramos, sentimos, demostramos… sino que tenemos un componente externo que nos influye y condiciona. En la medida en que queramos ser nosotros debemos dominar/aceptar esas circunstancias que nos rodean y que no siempre podemos controlar.

En el momento actual mis circunstancias se apelotonan a mi alrededor y aquí estoy, intentando poner orden en aquellas en las que puedo intentar organizar, aunque no siempre lo consiga.

Entre manos tengo el cumplimiento de otro de los deseos que pedía en mi «Carta a los reyes magos y a tí» ¿te acuerdas? Pues bien, ahí vamos, lanzados de cabeza pero con la salvaguarda del buen trabajo realizado por Diego Pun Ediciones, a la batuta, y Nareme Melián Mahugo, a las ilustraciones. Espero verte por allí. Adjunto la invitación por si aún no la has visto.

Esto lleva aparejado otro listado de eventos, que te comento por si te vienen mejor , y de las que te iré informando, a modo de recordatorio, por si te vienen mejor: 24, 28 de marzo; 2 y 29 de abril; 23 y 30 de mayo

Además ando metido en otro proyecto, una revista de educación —que si te digo la verdad me está quitando más tiempo del que esperaba—, que me trae por el camino de la amargura, ya que es aquí donde veo que se están dando muchas «circunstancias» no controlables que afectan, de manera clara, poder cumplir el objetivo. en fin, intentaremos ir dando pasos cortos.

Mi nuevo libro. Sí, ¿ese que llevo por el capítulo seis, desde hace unos meses?. Bien gracias, ¿y usted? Pues nada, que más parado que en la cola de el paro. No he logrado sacar tiempo, ni fuerzas, para ocuparme de él. Pero lo tengo en la lista de buenas intenciones, apartado: muy importante. Así que espero que, como tarde, a mediados de abril, pueda retomarlo con fuerza.

Además de todo lo anterior, por supuesto, están las cosas más importantes: la familia, los amigos, el deporte… ¿Y el trabajo?, bueno ese también, pero para esta reflexión ese no cuenta ya que tiene su espacio y momento definido y no hay nada que lo perturbe, mas que el mismo, claro.

Sé que tu pregunta es, ya que yo mismo me la hago muchas veces, ¿cómo tienes tiempo para todo? Pues la respuesta creo que la tiene el propio Ortega y Gasset. mis circunstancias son mías y yo las he aceptado así que, me organizo como puedo, intentando hacer siempre primero lo importante, de esta manera pocas cosas se convierten en urgentes. Como no puedo separarme de mis circunstancias, de lo que me rodea, apechugo con humor y buen rollito.

Por favor, no me propongas nada más, que ya tengo bastante, que en un momentito me vengo arriba y me dejo liar. Aunque pensándolo bien: ¿Tienes alguna propuesta interesante que hacerme?

Gracias por leerme.

«ANCOR»

En mi pasada carta a los Reyes Magos y a ti, entre otras cosas, te contaba que una de mis sueños para este nuevo año era ver publicado mi cuento. Pues bien. Este es el momento en que el quiero anunciarte —los suscriptores de este blog ya lo saben desde hace un par de semanas, pues lo recibieron como primicia— que «ANCOR» ya está aquí.

En primer lugar decirte que es la reedición de mi primera historia, pero esta vez publicada por Diego Pun Ediciones e ilustrada de manera exquisita por Nareme Melian Mahugo.

Se trata de un cuento para ser leído a niños y niñas de 0 a 99 años en el que aprenderemos la historia de un pueblo narrada desde los ojos y las vivencias de un niño.

Sí, narra la vida de Los Guanches, esa raza de hombres y mujeres «primitivos» que habitaron en las Islas Canarias antes de su conquista por los castellanos en 1496, y que tenían una organizada sociedad, con sus variantes según isla o territorio, con una gran riqueza en cuanto a cultura, costumbres, lengua, tradiciones…, que han llegado hasta nuestro días con muchas dificultades.

Como maestro, siempre he tenido la sana obsesión de transmitir a mi alumnado la ilusión por la lectura y la chispa de la curiosidad por descubrir nuestro entorno, nuestra historia y el amor a la naturaleza que nos rodea.

Me animé a escribir esta historia, fusión de esas ideas anteriores, al descubrir que mis alumnos y alumnas desconocían muchas cosas de Los Guanches, y que, para engancharles, necesitaba enseñarles un mundo mágico, lleno de aventuras y emociones que les atrajera y así llevarles al conocimiento de parte de nuestra historia, que para mí era importante transmitirles.

Con «ANCOR» viajaremos a través del tiempo y aprenderemos una serie de palabras y costumbres de la época a la vez que disfrutamos de sus aventuras.

De la misma manera, con el afán de hacer la lectura atractiva para niñas y niños, reconozco que no todas las partes de esta historia son necesariamente reales, aunque sí lo son muchas de las situaciones, nombres de los Menceyes, lugares… Dejo a elección del lector o lectora decidir cuáles.

Como ya he dicho, este cuento está escrito pensando en niños y niñas, pero seguro que, aunque seas algo mayor, en cuanto empieces a leer y conectes con tu infantil interior, descubrirás que esta historia te va a atrapar desde el comienzo. Te aseguro que disfrutas hasta el último capítulo y sobre todo, desearás que no acabe.

Pronto te contaré dónde la presentaremos —esto es también una sorpresa que los suscriptores de este blog recibirán en primer lugar— y dónde adquirirlo. Mientras me quedo repasándola un poco.

Gracias por leerme.

«Una pausa para publicidad»

No suelo autopublicitarme, pero
como hoy es jueves, con el agravante de ser DÍA DEL LIBRO, y toca alimentar
este blog con alguna entrada -espero que tú lo hagas en la sección de
comentarios-, se me ha ocurrido que nada mejor que hacerlo parafraseando al
gran Paco Umbral: “¡Yo he venido aquí a hablar de mis libros!”.
           
Recuerda que es un buen momento
para regalar un libro a un ser querido y, porqué no, los míos pueden ser una
buena opción.
SINOPSIS:
Nicolás y Clara son dos hermanos
mellizos que se ven involucrados en la misteriosa búsqueda de un tesoro que, al
parecer, tiene su abuelo. Unas cartas escritas por él irán señalando los pasos
a seguir y las pistas necesarias para ir descubriendo los enigmas que se les
plantean. La historia se complica con la aparición de una misteriosa condesa y
de sus malvadas sombras que intentarán impedirles cumplir su misión.
SINOPSIS:
Luis es un joven geógrafo que,
por culpa de la crisis, pierde su trabajo. Apesadumbrado y triste, recibe una
extraña nota en la que se le pide que vuelva a su pueblo natal donde le
empiezan a ocurrir cosas extrañas. Animado por su mejor amiga, decide emprender
una nueva vida y cumplir su sueño. La historia se irá complicando con la
aparición de un extraño abogado, palabras misteriosas escritas en la pared,
personajes increíbles…, que le indican el camino para encontrar un gran secreto
que guarda la montaña.
SINOPSIS: 
El joven príncipe árabe Mukhtar
se ve envuelto en el asesinato de su hermano mayor y heredero del trono de su
padre. 
Al ser acusado públicamente huye de palacio. Busca cobijo en casa de un
primo de su madre, quien se convertirá en su maestro y mentor. 
Con él
descubrirá un gran secreto y luchará por recuperar su honor y el trono de su
padre. 
¿Los has leído? ¿Qué te parece
esa moda de regalar libros? ¿Y lo de autopublicitarme?


¡¡¡FELIZ LECTURAS!!!

«Historia de una búsqueda»

El
siguiente texto es el fruto de la dinámica de grupo realizada en la
presentación del libro «Mukthar,
el elegido», el pasado catorce de septiembre.
Se
pedía a los asistentes que, en un papel repartido al efecto,
escribieran una palabra (marcada de rojo y en negrita) y su nombre.
La actividad realizada terminó con el compromiso por mi parte de
inventar un texto con todas las palabras. Gracias por participar.
«Historia
de una búsqueda»

La
llama del amor
(Mª
Mercedes, Rosa y Margarita)
crecía nuestra familia
(Mónica). Papá
(Juan) con su ser
lleno de sabiduría (Sofía)
y siempre exultante de felicidad
(Isabel), había
prometido, con las manos
(Mónica, Laura) en
el corazón
(Tito), que era el
momento de conservar nuestras risas
(Olgui).
Con
el cariño
(Jesús) que le
caracteriza y siempre con esa radiante sonrisa
(Tony) en los labios
inundó nuestra casa de vida
(Miguel) con una
creatividad
(Mary Luy) nunca
vista hasta ahora. Creo un hogar mágico
(Jesús), dónde su
pequeña mariposa
(Rita) ―que
así era como llamaba a su hija―
compartía luz
(Vicente), calor
(Jaime) y juego
(Gaby) con un perro
(Mª Carmen), cojo y
holgazán, que apenas movía la cabeza
(Oscar) para comer.
Un
día, su pequeña princesa
(Isabel ySara),
decidió ver que había al otro lado del minúsculo paraíso
ecléctico
(Vanessa) en el que
vivía. Gozaba de grandes felicidades
(Cipriano), pero
dudaba de que aquel pequeño equilibrio
(Felipe) fuera verdad
(Manu).
Quería conocer otros mundos, ver España
(Pablo).
El patriarca lloró, pero permitió su marcha.
Tras
cruzar el umbral de la puerta su boca se lleno con un grito:
¡fantástico! (Carmen)―
dijo gritando a los cuatro vientos―.
Una invasión de olores y colores llenó sus sentidos. La amapola
(Carmen) del camino,
una pequeña almendra
(Isabel jubilada)
abandonada en el suelo tras caer de su árbol
(Noelia),
y los rayos del sol
(Patricia), bastaron
para hacerle pensar
(Marta Qing) que la
paz (Cande),
que hasta este momento había dirigido su vida, era sólo un
espejismo
(Montse), un sueño
(Mari
Paz), del cual
necesitaba unas vacaciones
(Beatriz).
La
aventura
(Mar) orientó su
camino, casi de manera natural
(Ana Jomeini). Buscó
la palabra
(Belín) libertad
(Mª
Cristina Bujalance),
comprendió el significado de la amistad
(José María, Juan, Mª Rosa y Cuñi)
y el éxito
(Gladys) la pilló
por sorpresa (Elena).
Como si de una divertida
(Celestino) alegoría
(Ángeles) se
tratara, frente al agua
(Sandra) que rodeaba
la isla de su personalidad vio acercarse una carabela
(María
Cecilia García), en
la que, tras un simple hola (Samuel),
descubriría la alegría
(Cirilo) y el amor
(Ana
J.) eterno. 

«Crónica del evento»

La
tarde no había empezado como teníamos previsto. Muchos mensajes al
móvil, al «guasáp», al correo
electrónico, presagiaban que faltaría mucha gente. Los nervios
empezaron a aparecer.
Por
un momento pensé que era una buena noticia que el brindis que
habíamos prometido no podía ser servido ―para
no variar por culpa de la crisis, pero no de la mía―
ya que sino el pedo sería glorioso y estaría comiendo chochos,
panchitos y manises durante un mes.
La
sala MAC, como siempre, impoluta, perfecta. La llegada de la familia
aplaca las mariposas del estómago. Poco a poco el resto de
asistentes van entrando. La MAC, termina por llenarse ―trescientas
personas según los sindicatos, diez según el gobierno y ciento seis
según mis cuentas, que para eso conté los asientos―.
Presenta
Elena Morales (Ediciones Idea). Continúa «el padrino», Don Manuel
González Álvarez (amigo y Viceconsejero de Juventud, participación
ciudadana y relaciones con el parlamento) que realiza una magnífica
intervención en la que, entre otras cosas, se centra en la
importancia de fomentar la lectura entre nuestros jóvenes.
No
sé porqué pero no puedo hacer una presentación sin liarla.
Comienzo con un cuento, cuya moraleja ―se siembra lo que se recoge―
me da pie para agradecer el cariño y el apoyo recibido y que sin
duda es la fuerza que me ayuda a continuar adelante. Empato con una
dinámica de grupo en la que cada persona recibe una hoja en blanco.
En ella deberá poner su nombre y la primera palabra que se le pase
por la cabeza. Nos uniremos por parejas para formar una frase. En
segundo lugar con otra pareja para inventar otra frase con las cuatro
palabras y por último con otros cuatro. Terminamos la acción con
cierta algarabía y con la lectura, en voz alta, de la frase
inventada en el último grupo. ¡Genial!, han salido verdaderas
joyas.

Por mi parte, me comprometo a, con todas las palabras, hacer un texto
que colgaré en este blog, indicando el nombre de la persona que la
propuso.

Llegados
a este punto y tras recordar, con otro pequeño cuento, que lo
importante son las personas que nos rodean ya que sin ellas no
seríamos nada, se monta una cola, como la del paro, para firmar
autógrafos.
Los
rezagados, que fueron unos cuantos, se quedaron sin libros. Los
asistentes se marcharon antes de hora, con los labios secos por la
falta de líquido para mojar el gaznate y con ruidos en la panza por
la incomparecencia de los «canapieses», tan merecidos como
esperados, pero con el espíritu lleno y una buena lectura para casa.

Gracias
a todos/as.

«Mukhtar, el escogido»

Tras
la llegada del clásico viaje estival, que ya narraré en otra
ocasión, toca recomendar una pequeña lectura para el verano. Y qué
mejor si, además, es un cuento escrito por mí.
Como
podrás ver he vuelto a buscar un título enrevesado, quizás se está
convirtiendo en una manía, o en una seña de identidad.
Hace
más de un mes que lo tengo en mis manos, pero entre una cosa y otra
no había podido compartir la noticia.
Dentro
de mi estilo, «Mukhtar,
el escogido»
es
un relato que responde a la clasificación de
Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) y que, como siempre, pretende ser
una historia entretenida y llena de aventuras con la que “engatusar”
a los más jóvenes ―y otros no
tanto―
en el mundo de la lectura.
A
modo de resumen, puedo contarte que:  «Mukhtar
es un joven príncipe, hijo de un sultán y de una de sus concubinas.
En un paseo descubre el cadáver de su hermano mayor y heredero al
trono. Sorprendido por la guardia, se ve involucrado en el asesinato
por lo que decide huir. A partir de este momento su vida cambiará.
Se ve envuelto en una complicada y misteriosa conspiración por
derrocar y asesinar al sultán y al resto de su familia. Con la ayuda
de un hechicero deberá prepararse para desvelar los secretos más
oscuros de la magia y luchar por el trono de su padre en una batalla
épica llena de personajes asombrosos.
Nos
encontramos ante una historia de aventuras, de magia y duelos a
muerte en el que los diferentes personajes y sus historias nos
sorprenderán con asombrosos giros en la narración que le enganchará
desde el primer momento.
La
narración nos presenta a un protagonista que siente la necesidad de
ir a la búsqueda de la verdad y la reposición de su honor, como
herramienta principal para formar los pilares que han de regir su
vida.»

La
distribución aún no se ha realizado, pero eso no te impide
solicitar y adquirir, en tu librería habitual, un ejemplar.
Una
última nota. Quiero que apuntes en tu “superagenda” que el día
catorce de septiembre a las 18:00 horas en la sala de exposiciones de
la MAC de Santa Cruz, haremos la presentación oficial y en la que
quiero verte. Hasta entonces espero que disfrutes con esta nueva
aventura.

«Buenas noticias»

Por suerte, no todo van son malas noticias, ni comentarios suspicaces sobre política. Hay ocasiones en los que los buenos acontecimientos también nos visitan. Así que, ¿porqué no contarlos?
     El pasado viernes recibí lo que puedo calificar como un email muy deseado. En él, Ediciones Idea ―siempre atentos y dispuestos a apoyarme― me notificaba su decisión de aceptar mi último libro para su publicación.
     Hasta este momento pocas son las personas que sabían de su existencia. Ahora son solo unas pocas más, pero todas coincidieron en hacer las mismas preguntas y que, sin duda, son las obvias: ¿Cómo se titula? ¿De qué trata? ¿Cuándo sale?
     Si me lo permites, y contando con la discreción de los que ya tienen estas respuestas, te invito a qué, partiendo de la imagen adjunta, te aventures a imaginarlo brevemente, ponerle un título o un tema. Quién sabe, a lo mejor hacemos un concurso y ganas un viaje, un coche…
     Aunque todavía no puedo informarte de cuándo verá la luz, sí puedo decirte que será pronto. El proceso que ahora empieza es complicado (maquetación, pruebas…), pero se ha visto simplificado por el hecho de que no va a llevar ilustraciones interiores. En cuanto sepa algo más te lo haré saber.
     Espero que, cuando lo tengas en tus manos, puedas encontrar la ilusión, la dedicación y el entusiasmo que le dediqué durante tantas horas robadas al sueño.  

«Presentación de ARÁNGATUR»

Fue una tarde muy especial. Gracias a todos los que asistieron y a los que lo hicieron en espíritu pero que distintos avatares se lo impidieron físicamente.
            La cosa comenzó con los nervios propios de todo acto importante. Muchos de ustedes me habían llamado para disculparse, lo entiendo y lo agradezco, otros ni eso, ¡mal rayo les parta! ─a no ser que espíen su culpa, ya que comenzamos la semana santa, con la compra de cien ejemplares, unas flagelaciones… jajaja─. Nada más llegar una batucada en la puerta de la Casa Elder me da la bienvenida. ¡Jo la editorial se ha pasado! ¡Ah no!, que una tienda de aparatejos con forma de fruta quiere hacerme la competencia. Bueno, ellos sabrán.
            Según fueron entrando la bella azafata contratada al efecto (Mercedes) entrega un sobre, en cuya portada podía leerse ARÁNGATUR, y una consigna, no abrir hasta el momento indicado.
            Comenzó Elena Morales representante, Honoris Causa, de Ediciones Idea con una pequeña introducción sobre mí  mismo, vida, obra y milagros. Ana Joyanes lució maestría, templanza y buen hacer ofreciendo un discurso formidable y muy bien desarrollado.
            Tras un buche de agua llegó mi turno. Un cuento ayudó a romper el hielo —sobre todo el de mi lengua— y a enlazar agradecimientos a «todo quisqui». Tras comenzar a desgranar el relato les hago caer en cuenta que el libro empieza con la recepción de un telegrama y ¡ups!, que casualidad, ustedes tienen un sobre en las manos. Es momento de abrirlo. Se descubre una pequeña dinámica de grupo en la que los asistentes tienen que agruparse por el color de la papeleta guardada en el interior, para hacer una pequeña tarea, rellenar una palabra.
            Intenté acabar aquí, pero un espontaneo, Jesús Bravo, saltó al ruedo para decir unas palabritas que según él, no tenía preparadas, ¡menos mal! Estuvo brillante.
Ahora sí, llega el momento de despedir, para ello cada grupo levantaba su mural y a la par que gritaba la palabra escrita. Quedando la frase final: «Gracias a todos por venir», lo que hace que los más emotivos rompan sus manos en aplausos.
            Para acabar nada mejor que unas picaditas y un par de copas de vino, que por cierto no probé, mientras firme unas pocas dedicatorias.