«Retomando la normalidad»

Extraído, sin permiso, de San Google
Como lo prometido es deuda, ya estoy por aquí. Han sido unas vacaciones bastante relajadas, en lo que a la escritura se refiere. Decidí que iba a tomarme un descanso y así ha sido. En todas las vacaciones NO HE ESCRITO UNA SOLA LETRA. Por lo demás han sido, y son —ya que aún me quedan un par de días de vacaciones—, un sin parar. Bueno, qué te voy a contar. En mi tónica —por supuesto con ginebra incluida.
Han sido muchos días de comidas, de amigos, de fiestas, de lectura, de viaje, y de un montón de actividades que, si me lo permites, que poco a poco te iré contando.
Como novedades para este año, además de los consabidos buenos propósitos —deporte, adelgazar, escribir más, recuperar viejas amistades…— comentarte que tengo en mente dos nuevos proyectos editoriales. El primero ya se está calentando. ¿Te acuerdas de aquella entrada en el blog en la que hablaba de que iba a presentarme a un concurso literario? Pues como era de esperar no saqué nada, pero a una Editorial le ha gustado la historia y quiere publicar. Espero que a lo largo de la semana que viene pueda contarte algo más e ir compartiendo el paso a paso. 
La segunda historia consistirá en sacarme una espina que tengo clavada. De esta no puedo decir nada, aún, pero dentro de poco…
Por último susurrarte de que también retomo la escritura de la historia que me tengo entre manos y que ya va por el capitulo seis de no sé aún cuántos. Pero la trama empieza a tener forma.

Como ves empiezo el año con fuerza y es que no hay nada como volver a los horarios locos, a la realización de la multiactividad, para organizar mi mente, mis ánimos y las ganas de seguir disfrutando de la vida. Espero así luchar contra la creencia que tienen algunos de que la normalidad consiste en recobrar su antipática, seca y maleducada existencia. Menos mal que tú no eres de esas personas.

2 comentarios en “«Retomando la normalidad»

  1. Snifff!!! me has emocionado y todo… ¡grande, más que grande!!!
    ¿Estará en esos proyectos regalarme, por fin, tus libros?, ¿no?, ¡me lo temía!
    ¡Ánimo compa! sabes que aquí tienes un incondicional… ¡a por ello!, sea lo que sea.
    Un abrazo, ¡ah! y feliz año nuevo.

  2. Pingback: «Mucho ruido, pocas nueces» - La esquina de Guille

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.