«Disneyland Paris. 20 al 24 de julio de 2010»

Una alegre musiquilla, como de banda sonora o desfile triunfal, llega a mis oídos. No cabe duda, habíamos llegado al mágico mundo de Mickey Mouse.
Aquellos que me conocen saben que no soy nada amigo del mundo Disney. Odio las clases decoradas con sus dibujos animados, las princesas, el mundo azul y rosa…, pero aquí estoy, en Eurodisney, motivado por la alegría e ilusión que experimentan mis hijos y caminando al son triunfal de la musiquilla ambiental.
Lo cierto es que esto es una pasada. Todo es a lo grande. Hay atracciones divertidísimas, montañas rusas, música, pelis, tiendas, personajes a la espera de público…, más música, público al acoso y derribo de sus ídolos…, banda sonora constante y penetrante…
Parece mentira que este lugar irradie felicidad, pero es del todo cierto que se nota cierta magia que flota en el ambiente, quizás por las niñas y niños ilusionados por tanto color, y música ambiental, o, tal vez, por los padres y madres encantados por compartir la sonrisa y entusiasmo de sus «churumbeles».
Aunque estoy harto de las notas, que empiezan a martillar mis tímpanos, he de recomendarte que vengas, ¡esto es una pasada!, con o sin niños/as.

Las fotos te las enseño cuando quieras.

4 pensamientos en “«Disneyland Paris. 20 al 24 de julio de 2010»

  1. Willy, te veo algo mayor, ¡en fin, cosas de la vida!, estoy seguro que debajo del disfraz de hombre duro y desencantado, tú has disfrutado más que tus hijos, lo que pasa es que te da vergüenza reconocerlo, ¿a que si? En fin, ¡tú mismo! un abrazo desde Arucas

  2. Joooool maestro, ya era hora de que esto se moviera. Yo también estoy segura de que to lo has pasado pipa, como siempre.

    un beso.

    CArmen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *