«El paso a paso de una transformación»

Foto de mi móvil.

Es una pasada como, con un brochazo acá, un retoque allá, un cosidito por allí y algún que otro detalle, es posible cambiar la cara de una persona, algunas para mejorar, según se mire. Eso hacen los transformer, los travestis, los trans…
Eso es lo que ha ocurrido hace unos días. Nuestra sociedad ha ido cambiando la cara y, aunque parece mentira y algunos/as/es/… les pese, el Halloween, esa fiesta pagana y de yankis, está aquí y además, vino para quedarse.
Es increíble como por todos lados proliferan las fiestas de adultos y las pandillas de niñas y niños, todos ellos terroríficamente disfrazados, van tocando los timbres de las casas solicitando el ya consabido «truco o trato».
También sé que muchos de ustedes les da grima toda esta moda, y que están en contra de estas nuevas fiestas o «tradiciones» anglosajonas que nos invaden. Pero lo siento, sabes lo novelero que soy y que intento no perderme una. Así que ya te imaginarás que esta fiesta no me la perdí.
Y como uno es medio «trans» aquí les dejo el paso a paso de la transformación a la que fui sometido el pasado sábado, para poder acudir adecuadamente engalanado a la fiesta organizada en casa de unos amigos.
Foto de mi móvil

¿Qué te parece? ¿Tú te disfrazaste? ¿Hiciste «truco o trato»? Ya me contarás.

3 pensamientos en “«El paso a paso de una transformación»

  1. Ciertamente se ha instalado en estos lares, cada día participa más peña en el evento.
    Yo, vieja antigualla recalcitrante, me negué y seguiré haciéndolo, al menos por ahora, a participar con tales telas y pinturas. Más adelante… ¿quién sabe?
    Pero sí disfrutamos en "el cole" de la fiesta de entrada del otoño, con sus talleres, sus castañas, y su ambiente de "¡qué buenos somos!"
    Por cierto, bonita pintada, si no pones el paso de hombre a máquina del miedo, ni me entero…
    Mardito roedó…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *