«La carrera»

¡Acelera! Fue el enérgico grito que emitió Don José, el rico promotor de la carrera ilegal que se producía esa noche en el garito de Luismi, al ver que su apuesta se quedaba plantada en la mismísima línea de salida.
Por la calle tres, Trueno llevaba un ritmo constante; en la dos, Espronceda, como el poeta, titubeaba y no se decidía entre correr o caminar…; pero, en la cinco, Tormento, que hacía juicio a su nombre, no avanzaba, para desespero de su dueño, ni un solo palmo, nada.
Es lo que tiene apostar con caracoles, nadie sabe lo que harán.

2 comentarios en “«La carrera»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.