«Visita a la oftalmóloga»

─Buenas tardes ─me saluda muy amable la doctora─. Quítese las gafas y siéntese.
─Me quito la camisa ─le digo con sonrisa picarona.
─No hace falta «bonito» que esto es una consulta de oftalmología y además tu mujer está delante.
─Ups! Pequeño detalle ─la miro y me atraviesa los ojos mientras carraspea y me hace señas de que me dará unas palmaditas.
           Menos mal que todo queda en casa, la doctora es amiga y el ambiente distendido y amigable entre los saludos, el típico ¿qué tal te va?, ¿cómo están los niños?, las bromas…, que si no…
Llevo toda la vida usando gafas y es la primera vez que me dilatan los ojos (incomodísimo eso de verlo todo borroso y encandilante durante horas), me hacen una topografía de la cornea (el aparato parece un radar o uno de esos artilugios para broncearte con rayos UVA), me toman la presión del ojo (─Usted tranquilo ─me dice la  auxiliar u óptica o enfermera o lo que fuera─ sentirá un soplidito en el ojo pero no se asuste. ¡Que no me asuste!, ¡imposible! Menudo escupitajo me lanzó) y me ponen delante tanto aparatejo con lucecitas verdes, rojas, casitas al fondo, en plan «Casa de la Pradera» (me quedé un rato trastornado esperando a que pasara una vaca o un caballo)…
            ¿Dónde quedaron aquellas enormes, pesadas e incómodas, pero fascinantes, gafas negras sobre las que iban cambiando y combinando lentes? Sin duda toda una experiencia tecnológica esto de ir a la oftalmóloga, y más  siendo tan guapa, simpática y  (¡¡Pum!! Cogotazo por la espalda). No importa, el año que viene repito.

8 pensamientos en “«Visita a la oftalmóloga»

  1. Si esto es lo que montas cuando vas a la oftalmóloga no quiero ver la que lías el día que visites a la Uróloga jajaja.

    CArmen

  2. Hay algunos que en cuanto se les presenta la ocasión…¡ala! a liarla…jejeje.(Entonces…para cuándo la próxima…)

    Myriam

  3. Al final… ¿te jubilas por falta de vista?… ¿no…? ninguna pena te tengo…
    Un post… la que nos cayó fue luego del merengue… porque todos nos quedamos añurgados…
    ¿Te dolió mucho el toyo que te dieron en el totiso?
    Saludos…porque luego de tanta agua, la tierra sigue igual de seca…

  4. CARMEN: ya fui jajaja pero acobardado, jugaba con fuego. jajaja

    Myriam: Las oportunidades se aprovechan… la próxima pronto, espero.

    ANÓNIMO: Primero iré, que ya toca, y después cuento jajaja igual empeoro en vez de hacer publicidad, nunca se sabe.

    ANÓNIMO: Pues remángese los calzones no se le vayan a enfriar los… jajaja. SALUDOS A TINDAYA.

  5. jajaja!… nunca pensé que fuera una experiencia tan "aparatosa"… Por cierto, las gafas negras "antilujuria" aún las utilizamos, pero no quise probártelas para que te fueras contento…
    ¿Dónde conseguiste el optotipo de la chica desnudándose? Con éste seguro mejoraríamos la agudeza visual de muchos, sin cirugía!!!

    la oftalmóloga

  6. Muy bueno.
    La verdad es que eres incorregible. Siempre con la imaginación activada. No se te escapa una.Quien no te conoce te compra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *