«Clase de spinning»

            No sé muy bien como ocurrió, pero tras una llamada de mi hermana, la pequeña, me sorprendí envuelto en una nueva pequeña aventura para contar a mis nietos, y a ustedes.
Para ponernos en situación les comentaré que ella y mi hermano son «gimnasio adictos madrugadores», a saber: se levantan todos los días, casi de madrugada ─incluso antes de que las calles estén puestas─ para ir al Gym y de allí a trabajar. ¡Son la leche!, ¡que fuerza de voluntad! ¡Que envidia! Pues nada, picado por la curiosidad, y su reto, para allá me fui.
A las 7:00 de la mañana, ya estaba con mi pantaloncito prieto, camiseta deportiva, «nike´s» en los píes, más moral que el Alcoyano y el cachondeo constante de mis hermanos que aún no se lo creían.
Tras quince minutos, dando pedales y sin ir a ningún sitio ─a esto se llama calentar─, el sudor empezaba a hacer su aparición, menos mal que iba preparado con toalla y todo. El monitor empieza a hacer su trabajo ─había llegado tarde─, música a toda leche ─por aquello de mantener el espíritu─, ¡suban la intensidad! ─osea que del número cinco pasar al doce, de ahí al catorce, al quince… al diecisiete, ¡uf, eso duele!─ ¡arriba el culo! ─la leche, yo no sé si aguantaré esto─ ¡vamos! ─chilla, porque la música está tan alta que no se le oye─, ¡arriba!, ¡abajo!… y así durante una hora.
Comentarles que estoy hecho un toro. No solo aguanté toda la clase sino que, además me gustó. Fue muy divertido y una experiencia muy guapa al lado de dos de mis tres hermanos ─la otra es más pausada─. Hoy, un día después, no tengo agujetas y si no fuera por el madrugón, y los kilómetros, repetiría. Gracias por el momento y el desayuno (café con leche, zumo de naranja y bocata de jamón serrano y manchego), pá compensar. 

8 pensamientos en “«Clase de spinning»

  1. Me alegro mucho que te lo pasaras muy bien, ahora a seguir practicando. Creo que el desayuno de después, sobraba. Muchos besos hermano.
    Por cierto soy "la pausada"

  2. jajaja la verdad es que si me preguntan creo que seguire pensando que lo soñé…que bueno verte alli asustado por el volumen de la musica y dando saltos como un mono cuando nos decian que nos pusieramos de pie jajaja lo recuerdo y me rio!!! cuando quieras repetimos, ya lo sabes!!! beso

  3. ¡Oye!, la próxima vez podrías grabarlo y compartirlo con todos, o es que no sabes que esas cosas hay que inmortalizarlas…(por si no se vuelven a repetir)…jejeje.

    Myriam

  4. …el día que te apetezca nadar, casi de madrugada también, ya sabes, cuenta conmigo, es casi tan genial como lo del spinning. Besotes,la "churri":-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *