«En busca del camello»

La
noche se aproximaba. Como cada año su ilusión y recuerdos de niñez
estaban circunscritos a lo que pasara aquella mágica noche. Entre
sus deseos no materiales se encontraba una pequeña lista de buenos
propósitos para el año recién estrenado: estudiar, ir al gimnasio,
encontrar un trabajo…Todos ellos estaban bien, y quizás podría
conseguirlos, aunque para ello sabía que, en primer lugar, debía
superar el gran escollo y problemática debilidad.
Una
luz intermitente, del otro lado de la calle, le devolvió al mundo
real. A su mundo. Se ajustó la solapa del abrigo y salió de la
protección de las sombras que le daban cobijo en aquel umbral.
Aún
con el agradable sabor de sus deseos entre sus labios se acercó a la
negra furgoneta que había aparcado y emitido la señal. Sacó su
billetera y pagó los gramos de muerte.
Era
otro camello, pero no el que consigue sueños.

6 comentarios en “«En busca del camello»

  1. Pues sí, la magia de la Navidad no lo soluciona todo, pero sí da muchas esperanzas y buenas intenciones que ayudan. Felices Reyes!! Cuñi.

  2. Querer es poder y si realmente prtende llevarlos a cabolo primero debería ser dejar de ser camello y probar a tener mono un ratito, seguro que retoma el camino de los buenos propósitos.
    Estamos todos un poco durillos estos reyes ehhhhh!.
    besos de gofio.

  3. CUÑI: Ahora falta poner de nuestro lado.

    GLORIA: Sin duda cambiar de animal, y mantenerse es lo más difícil

    JOSE GERARDO: Cierto, pero la literatura nunca es perdida, reconforta.

    JUANA: Lo irremediable es la muerte, y hacienda, el resto…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.