«Hora de revisarse»

Cuando
ciertos problemillas mecánicos, o físicos, empiezan a hacer su
aparición, no hay nada mejor que visitar a un profesional. Con
nuestro «mecánico»
de confianza, las cosas siempre van sobre ruedas.
     El
otro día, sin ir más lejos, se lo recomendé a un amigo que acudió,
aunque algo receloso, para que le revisase un pequeño problema
―bueno, quizás no tan pequeño― que tenía en la palanca
principal.
    Tiene
un ojo clínico ―le dije―. Ya verás que con un par de pruebas te
encuentra el fallo y la solución.
    Miró
por aquí, tocó por allá, palpó los bajos, comprobó la parte
trasera, probó aquello y lo otro. ¡Ya está!, en un santiamén, y
con la ayuda de una receta para una pildorita azul, todo volvió a su
sitio.
     Es
que se lo tengo dicho: Doc, eres un crac, ¡un crac! Cuando sepas de
mecánica, también te llevaré el coche.

3 comentarios en “«Hora de revisarse»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.