«Taller de orientación»

Como no podía ser de otra forma, nos perdimos; pero mejor empiezo desde el principio. El pasado domingo tocó caminata con mi grupo de montaña TAMAIDE, con el pequeño aliciente añadido de practicar un poco de orientación, con mapa y brújula.
            La excursión la guiaba nuestro compañero «el hombre del puro» ─es increíble como se puede caminar, hablar…, y hasta comer, con un puro columpiándose sobre el labio inferior─. El amigo es un genio, no solo por sus conocimientos de montañismo, sino porque, al ser profesional de la geología y la docencia, nos dio una clase fantástica sobre relieve y vulcanismo de Canarias ─es que no hay nada como saber─.
            Localizados en el Chinyero, y en colaboración con nuestro mapa, reconocimos Montaña de Las Flores, Montaña Centeno, la del estrecho, la de Los Tomillos…
            A medio camino, resultó que cogimos el desvío de izquierda ─creemos que confundidos por un error de distancias y porque, en la actualidad, hay más caminos y pistas de los que tenía nuestra cartografía─ por lo que nos perdimos. En realidad nos «medio perdimos», al ser alumnos aplicados, decidimos subir una de las lomas para volver a situarnos. Campo a través, que también es divertido, recuperamos nuestro rumbo y llegamos a Montañas Negras, sin más problemas. De ahí, por un sencillo y precioso sendero lleno de setas, hasta San José de los Llanos. Cervecita, en lo que esperábamos a la guagua ─por aquello de compensar el esfuerzo─ y de vuelta a casa.
            Si tienes oportunidad camina por la zona, es una verdadera maravilla, pero cuidado con los mapas. 

6 comentarios en “«Taller de orientación»

  1. J: Pues una vez pasado el trance ¡a caminar! que despeja.

    CArmen: bueno, algo hay que hacer.

    Cuñi: Pos ya sabes, carretera y manta, digo bastones.

    Myriam: Tienes razón esta sería una buena opción ¿pones dulcitos pal camino?

    Rosa:jajaja, he aquí a "la fashion"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.