«Cuando llegó la hora»

Extraída, sin permiso, de San Google
La
pared de piedra, gastada y húmeda, aparecía llena de rayas. Era el calendario con el que contaba los días que llevaba encerrado entre
aquellas miserables cuatro paredes.
Le
habían dicho que hoy acabaría el sufrimiento. Por fin dejaría de
estar rodeado de insectos, ratas y de su propia pestilencia.
Desnutrido, sucio y magullado, había perdido todo el sentido y las
ganas de vivir que tiempo atrás había demostrado. Ahora se sentía
ilusionado.
El
ruido de los goznes de la puerta chillaron cuando esta fue abierta.
Gran cantidad de luz entró, cegándole por completo.
Lo
sacaron al patio. Había vítores y una gran algarabía. Permitió
que el sol se hundiera en su cuerpo recobrando la vida. Aún con los
ojos cerrados creía saborear la felicidad, el gusto de la libertad,
pero no tuvo en cuenta que corría el año 1792 y que, tal día como
hoy, se estrenaba la guillotina.

4 pensamientos en “«Cuando llegó la hora»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *