«De cacería»

Foto de Sofía Calero
Desde lo alto de la ladera se ve, con total claridad, el fondo del río. La quietud del agua hace que mi atención se centre en una mancha oscura cerca de la orilla.
Sin duda, por la silueta que se vislumbra tengo, la certeza de que se trata de un cocodrilo. 
Su posición me llama la atención. Sus ojos parecen estar clavados en un punto fijo situado justo enfrente. Lo tengo claro, está atento al movimiento que realizan los seres vivos que pasan, ajenos a su presencia, justo por delante de sus fauces. Está de cacería. 
Algo pasa por delante de él a gran velocidad. ¡Plaf! Cazado. 

Ya sé lo que pasa. El color oscuro, la falta de siesta y mi perturbada imaginación, me han hecho confundir el coche, malencarado y semioculto, que está al otro lado de la autopista, y que puedo vigilar desde mi casa, con un cocodrilo. De todas formas, ahora que lo pienso, estos radares de la Benemérita, se asemejan mucho a los mencionados reptiles.

2 comentarios en “«De cacería»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.