«Duda submarina»

Extraída de San Google
La sirena cautiva vomita pulpos de siete patas en la taza del váter. Mientras esto ocurre,  el enojado Octopus, rey de los cefalópodos, sentado en su trono de algas y corales, con la mirada puesta en tremendo espectáculo, tapa los ojos de sus seis descendientes, y de la reina. Con el otro rejo ordena a los asistentes, también asombrados y con los estómagos revueltos, no perder detalle de lo ocurre.
Todos saben que los regurgitados, y sobre todo el miembro que a cada uno de ellos le falta, han sido utilizados por ellas y, ante la falta de satisfacción, amputados.
La escena es asquerosa, rocambolesca, pero necesaria para que todos los habitantes del reino comprendan que las sirenas, esos adorables personajes marinos, en realidad, cuando tienen falta de sexo, se convierten en abominables criaturas. Alguien debería satisfacerlas. Pero ¿cómo?

5 comentarios en “«Duda submarina»

  1. Ufffff, ya me parecía a mí que las tías esas de la colista de pez, tan fascino y glamour osas escondían algo. JAJAJAJA, muy bueno.

    CArmem

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.