«El ritmo marcado»

El reloj detuvo el tiempo a su paso. El silencio del tic-tac, que de manera rítmica acompañaba su caminar, lo dejó con un fuerte vacio, por lo que sus neuronas encontraron espacio para ocuparse de otros menesteres.
Sorprendido por la falta de ritmo comenzó a recordar sus paseos por la montaña, el frio tacto del agua de la playa bajo sus pies y el cálido abrazo de la arena tibia. Revivió las tardes que pasaba con sus hijos jugando al baloncesto, o aquellos días de lluvia y sin luz que, iluminados con una vela, se entretenían con el Monopoly.
A su derecha alguien repuso las pilas. De reojo notó como el repiqueteo del compás impuesto le devolvía poco a poco a la realidad. Intentó resistirse. Quería dejarlo todo y huir. Demasiado tarde. Una mano encorbatada lo asió del brazo y le obligó a continuar la marcha. Volvió a su paso.

6 comentarios en “«El ritmo marcado»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.