«La dura realidad»

«La dura realidad»
(Historia de dos. Cap. VIII)
(Si no has leído los capítulos anteriores, pincha aquí)
Extraído, sin permiso, de San Google
Tal y como había ocurrido en mis primers intentos para acercarme a ella, acudí al bar en varias ocasiones, para intentar verla. La diferencia, en esta ocasión, era que tanto los habituales, como los empleados, sabian quién era yo y qué estaba haciendo allí.
—¿Qué —preguntó el tercer día de mi asistencia continua a la barra— esperando a la Patricia?
La vergüenza casi me come. Claro que estaba esperándola, y él lo sabía. En realidad todos los asistentes lo sabían. De hecho, estaba convencido de que yo era el hazme reir y la comidilla de aquellos que ahora miraban de soslayo.
—Sí, bueno, a ver si se deja ver —intenté argumentar demostrando un poco de indiferencia.
—Pues por lo que he escuchado de los chicos —afirmó a la vez que meneaba la cabeza, para señalar, con su mentón, al trío que se encontraba cómodamente al otro lado de la barra, y de los que me sonaban sus caras por verlos por allí— en el facebook ha colgado unas fotos muy chulas. Está de viaje.
El alma se me calló al suelo. No sabía donde meterme. Sin duda estaba haciendo el ridículo, intentando volver a verla.
—Por lo que veo no sabías nada —continuó el camarero—. Bueno, tranquilo. Ya sabrás que es una chica bastante especial y que es ella la que marca el ritmo —dicho lo cual se dio la vuelta y se marchó directo al trío. Seguro que a contárselos todo.
Sin duda soy un imbécil. Aquí clavado. Enamorado hasta las trancas de… la chica más fantástica que jamás he conocido y ella se ha marchado de viaje y no me había dicho nada.

5 pensamientos en “«La dura realidad»

  1. jajajja me ha encantado lo de la miel de palma, esos de Europa que sabran de cosas dulces que con esos climas son más agrios que una cuajada.
    Y esto que nos regalas es un libro con futuro de publicarse, deberías, aunque se que la cosa esta cruda.Se publican tantos bodrios y luego cosas buenas se quedan en los cajones..
    Besos de gofio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *