«La estrella de oriente»

Cuentan que hace muchos años, ya siglos, un astro guió a los Reyes Magos en su camino hasta Belén. Con su reluciente esplendor los monarcas fueron guiados con mucho tino y acierto hasta su destino.
            Hoy, pese a los avances de la tecnología y de la ciencia, hay caminos que se hacen más difíciles de recorrer: el cáncer, el hambre, la guerra…, la crisis.
Nuestros gobernantes miran al cielo en busca de una estrella de oriente que les guíe, pero esta, o no está o les habla alemán demasiado rápido y no la entienden. Nosotros, con los pies plantados en las trincheras de la lucha diaria con nuestros trabajos y familias, también buscamos nuestro propio cometa. A veces tiene forma de persona, de ídolo, de religión, de décimo de lotería… pero lo único cierto es que para seguir adelante, lo más importante es nuestro esfuerzo y creer en nosotros mismos. 

5 comentarios en “«La estrella de oriente»

  1. Es la búsqueda permanente, pasan a veces estrellitas otras veces estrellotas, algunas las vemos otras las perdemos, pero siempre queda la esperanza de que pase otra y que esa sea aún mejor!! Cuñi

  2. Lo último que sabía es que los magos se quedaron en el bareto de la esquina, hartos de que estrellita no sacara ni una birra pal camino y que los gobernantes se quitaron el gober y se fueron a lo que nos queda a comerse unas papas con mojo y vinito del monte… que la cosa está mu mal…
    Saludos desde Herbania

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.