«Martes 13»

En trece y martes, ni te cases ni te embarques. O al menos eso reza el famoso refrán que hace alusión a no tomar ninguna medida importante durante un día como el de hoy.
            Una vez escuché una historia ─me consta que hay más─ en referencia a por qué el número trece: Cuenta la mitología nórdica que Odín invitó a once dioses a su palacio, el Valhalla. En el transcurso de la cena se presentó, sin invitación, Loki, dios tramposo y amante del mal, con lo que el número de los presentes pasó a ser trece.
            Entre los juegos que se organizaron, empezaron a lanzarle cosas a Baldr, segundo hijo de Odín, que tenía el poder de la inmunidad. Loki, que sabía como vencer dicho poder, engañó a Hoor, hermano ciego de Baldr, ayudándolo a cargar y disparar una flecha construida con madera de muérdago. La saeta le atravesó el pecho y Baldr murió al instante. Desde ese momento trece personas en una cena es síntoma de que algo malo va a pasar.
            Entre otras cosas curiosas hay que reseñar que, al parecer,  un martes 13 se produjo la confusión de las lenguas en la Torre de Babel. También es habitual que los aviones no tengan fila 13.
Leyendo por ahí he descubierto que la fobia a este día se llama Trezidavomartiofobia ─nunca me acostaré sin haber aprendido algo nuevo─ y, antes de que me pase algo malo, será mejor terminar aquí e irnos a la cama, que mañana será otro día.

4 comentarios en “«Martes 13»

  1. Haciendo un juraito, nunca había oído hablar de estas historias, como tú dices, nunca te vas al sobre sin aprender algo nuevo. Hoy te podemos catalogar de genio zagaz HE irrepetible… ¿pillado? algo te había de ocurrir el martes 13…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.