«Mi momento»

Ahora sí que estoy tranquilo y relajado. Puedo sentir como el agua me rodea, como lo ocupa todo. Floto ─será por aquello grabado en la mente de muchos de que: Todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un…¡Uf!, paso. Vuelvo a mi momento─ Si sumerjo mi cabeza, un fino ruido ambiental llega a mi interior. Contengo la respiración. El latido de mi corazón y yo, todo uno. Sin ideas. No pienso, pero existo ─lo siento por Descartes─. Respiro, cual cetáceo ─es que asfixiaba─. Despejo mi cara de gotas incómodas y pelos revoltosos. Me recuesto. Hay a quién, en estos momentos, le gustaría sentir la arena cálida de la playa bajo sus pies, no se bien si para recordar el verano o por simple vicio, pero yo, ahora, no necesito más. La bañera es un lugar fantástico para desconectar y olvidar. La próxima vez que me haga una casa pondré una.

9 comentarios en “«Mi momento»

  1. BAÑERA TENEMOS PERO…..UY LOS VICIOS!!!!. POS SI, ARENA, AGUA Y…MOJITOS!!!MÁS VICIOS, NO SÉ QUE ME PASA HOY!!!¿TE APUNTAS?
    MEJOR LO DEJO, MENUDA IMAGEN ESTÁ DANDO TU MUJER.
    TQM.

  2. Y yo quité la bañera, por aquello de la "pila", pero da igual, me sumergiré en las playas de Sotavento, a ver, si por aquello de la capilaridad, yo también me contagio de tu relax…
    Si se necesita por ahí arriba un recogetoallas, seguro que en la peña del Willy habemos mil

  3. Mercedes: -Ufff, sin comentarios.

    J: Gracias.

    Santi: No te pierdes una jodio jajaja

    Estíbaliz: Cuando quieras vuelve.

    CArmen: ¡¡Agárrese!! que por aquí hay mucho canalla suelto.

    Anónimo: jajaja la Maxorata y la peñita del Willy es lo que tiene. ¡Quién pudiera!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.