«No te mosquees»

Cosas increíbles nos suceden a todos, pero parece que cuando nos las cuentan cobran una especial relevancia. En la noche de ayer me entere de que a un compañero, de una de mis actividades extraescolares, le sucedió algo, para mi, del todo inusitado y merecedor de ser contado, espero que al susodicho no le de «mosca» que lo cuente.
Pues resulta que andaba el buen hombre en sus labores diarias cuando sintió un malestar en el ojo ─no sé en cual, y supongo que ahora no importa─ por lo que pensó que se le había metido algún «cisco».
Incomodo, como no puede ser de otra manera, al llegar a su casa decidió ir al baño, por aquello de mirarse al espejo para lavárselo con abundante agua ─que siempre es una buena recomendación─ y aquí fue cuando llego la sorpresa, por no decir susto.
Con el ojete a la funerala y el otro medio acojonado pudo ver como pequeños seres, unos siete según su propia crónica, nadaban tranquila y divertidamente en su cada vez más inflamado óculo.
Con el justo atropello emocional, y el consiguiente ataque de ansiedad, acudió al servicio de urgencias más cercano, desde el que fue derivado, ya con el ojo inflado como un globo cargado de gases, a una oftalmóloga competente para que solucionara la cosa.
El diagnóstico fue claro: una mosca había parido en su blanca esclerótica. Con sumo cuidado, e imagino que gran destreza, la galena fue cazando uno a uno a los miembros de tan asquerosa y pequeña camada.
Nuestro compañero ya se encuentra bien. Su ojo vuelve a ser suyo y los despiadados de sus amigos nos hemos cebado con su mal todo lo que hemos podido, incluido algún chistecillo sobre sus tendencias zoofílicas. 
También sabemos que la expresión «no te mosquees», ha tomado especial relevancia en su vida, sobre todo ahora, que pudo llegar a ser padre de septillizos.

6 comentarios en “«No te mosquees»

  1. Pero tu amigo estaba de viaje en el Amazonas? Duerme con los ojos abiertos? Se quedó dormido y borracho en un campo latinoamericano?
    Con todos mis respetos, es que me parece super interesante!!!!
    Que guay para esa doctora…seguro sería el primer caso de su vida!

  2. Desde luego, vaya puntería la de la mosca, jejeje. Más vale salir de casa con las gafas puestas, pues ya ni se sabe que bicho anda suelto por ahí…

    Myriam

  3. Yo había oído lo de la "mosca detrás de la oreja", pero… eso… de la mosca en el ojo… ¡qué p…, más gorda!, pregunto ¿se sabe ya quién es el padre? je je…

    Desde Pisciherbania, con una moscaaaaaaaaaa….

  4. CUÑI: Pues sí, horroroso.

    J: Qué va, aquí, sin ir mas lejos. Bienvenida, de nuevo.

    MYRIAM: No sé quién tuvo más puntería, si él o ella.

    JGERARDO: jajaja Están en ello. Entre tú y yo, no creo que las reconozca.

    CARMEN: Eso parece…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.