«Presentación de ARÁNGATUR»

Fue una tarde muy especial. Gracias a todos los que asistieron y a los que lo hicieron en espíritu pero que distintos avatares se lo impidieron físicamente.
            La cosa comenzó con los nervios propios de todo acto importante. Muchos de ustedes me habían llamado para disculparse, lo entiendo y lo agradezco, otros ni eso, ¡mal rayo les parta! ─a no ser que espíen su culpa, ya que comenzamos la semana santa, con la compra de cien ejemplares, unas flagelaciones… jajaja─. Nada más llegar una batucada en la puerta de la Casa Elder me da la bienvenida. ¡Jo la editorial se ha pasado! ¡Ah no!, que una tienda de aparatejos con forma de fruta quiere hacerme la competencia. Bueno, ellos sabrán.
            Según fueron entrando la bella azafata contratada al efecto (Mercedes) entrega un sobre, en cuya portada podía leerse ARÁNGATUR, y una consigna, no abrir hasta el momento indicado.
            Comenzó Elena Morales representante, Honoris Causa, de Ediciones Idea con una pequeña introducción sobre mí  mismo, vida, obra y milagros. Ana Joyanes lució maestría, templanza y buen hacer ofreciendo un discurso formidable y muy bien desarrollado.
            Tras un buche de agua llegó mi turno. Un cuento ayudó a romper el hielo —sobre todo el de mi lengua— y a enlazar agradecimientos a «todo quisqui». Tras comenzar a desgranar el relato les hago caer en cuenta que el libro empieza con la recepción de un telegrama y ¡ups!, que casualidad, ustedes tienen un sobre en las manos. Es momento de abrirlo. Se descubre una pequeña dinámica de grupo en la que los asistentes tienen que agruparse por el color de la papeleta guardada en el interior, para hacer una pequeña tarea, rellenar una palabra.
            Intenté acabar aquí, pero un espontaneo, Jesús Bravo, saltó al ruedo para decir unas palabritas que según él, no tenía preparadas, ¡menos mal! Estuvo brillante.
Ahora sí, llega el momento de despedir, para ello cada grupo levantaba su mural y a la par que gritaba la palabra escrita. Quedando la frase final: «Gracias a todos por venir», lo que hace que los más emotivos rompan sus manos en aplausos.
            Para acabar nada mejor que unas picaditas y un par de copas de vino, que por cierto no probé, mientras firme unas pocas dedicatorias.  

10 pensamientos en “«Presentación de ARÁNGATUR»

  1. Fue un placer estar allí: todo un éxito de público y cariño, un momento para no olvidar.
    Gracias por hacerme partícipe de una experiencia tan entrañable.
    Un abrazo muy fuerte

  2. ¡Felicidades! me alegro que todo haya sido un éxito, ya verás como las ventas se disparan. Por cierto, a pesar de no estar en cuerpo presente, espero conseguir muy pronto mi dedicatoria. Un abrazo.

    Myriam

  3. Tras un dia agotador, gracias a Ana llegue hasta la presentacion. Estuvo fantastica, muy amena y divertida, y por fin ya consegui el tesoro del abuelo. El primer libro de niño grande que le leo a Daniel. Y para mi, que sigo en los 25, arangatur,… Me recuerda a la situacion de alguien cercano, espero que tambien lo pueda leer y llenar su vida de magia.
    Un gran abrazo y gracias por incluirnos.
    Saro

  4. Jajaja. Bueno admito que en lo único que pensé en la noche anterior fue en intervenir pero allí delante de la gente las cosas salieron solas. Lo mejor la cara de Nuria jajajjajaja. Creo qu asintió cuando dije que eras un jefe implacable o algo así. ¿Por qué será? jajaja. Nada que estuvo muy bien, muy entretenido, Mercedes ejerció de miedo y la gente se lo pasó muy bien. Ahora que vendas muchos más y que yo los vea. Felicidades. Por cierto, el vinito estaba bueno jajajaja.

  5. Lleno total, si ya no cabía ni un alfiler, para el próximo libro habrá que reservar en el Auditorio Adán Martí!! Felicidades. Cuñi

  6. La verdad que la presentación fue sorprendete, no esperaba menos. En cuanto a lo del Jefe, tienes razón Jesús, sí un jefe exigente, pero eso es bueno ya que si no las cosas no caminan. Hay que saber llevarlo, sobre todo y aquí que nadie nos oye, cuando está con el entrecejo arugao. Pero es muy buena gente. Un abrazo.
    Nuria, tu secre.

  7. La suerte tuya es que se me escapó el barquito, porque te llevaba una cajita de tomates de Fayagua para … ¡ah! ayudar al picoteo, mal pensado… me alegro mucho de tu progreso literario, te tengo denunciado por plagio de la obra de Lo Basilon, Asingaton… je je

  8. J: Eso está hecho. Ya estoy de vuelta.

    ANA J: Gracias a tí por acompañarnos.

    AMANDO: Muchas gracias, jajaja, pero ya sabes, pon tu granito de arena, con cien ejemplares…jajaja

    MYRIAM: Cuando quieras, sabes que siempre se puede encontrar un momentito.

    JESÚS BRAVO: Me alegro que te pasaras bien, ¡¡ya hablaremos!! jajaja

    CUÑI: Bueno, bueno, quizás se nos quede corto jajaja

    NURIA, LA SECRE: jajaja Yo también me lo pasé muy bien. Por suerte no tenía el entrecejo…jajaja

    ANÖNIMO: y yo que te tenía preparada una botellita de vino, de ese que te gusta, preparada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *