«Una cuestión de regusto»

¿Qué te deja buen sabor de boca?

La primera respuesta es fácil: un buen vino acompañado de un exquisito jamón serrano, un café de tierras lejanas, un queso de… Pero no, no quiero que me contestes eso. La pregunta de hoy va un poco más allá. Me gustaría que profundizaras en tu día a día y que buscaras una o dos acciones, sentimientos o situaciones que al hacerlas, o terminarlas, te dejan un sabor de boca especial. Si quieres empiezo yo. Tengo dos.
1.- La siesta de los fines de semana (aclaro que es sábados y domingos, porque entre semana no hay tiempo para ese reposo). Me encanta acostarme en la cama, apenas tapado con una colcha, poner la tele, e ir dejando que la baba caiga por la comisura de la boca mientras los ojos van cayendo en el vacío, casi sin darme cuenta, hasta despertarme, un rato después, con la misma película, con la sensación de estar viéndola pero sin saber qué o cómo ha ocurrido. El sabor en la boca toda la tarde, el regusto, que dirían los aficionados al vino, es lo que me llena y me da verdadero placer.
2.- Mismo sabor y misma sensación en la boca, es la disfruto cuando he logrado, tras una o dos horas de trabajo, escribir algo coherente y avanzar en la historia en la que invierto algunas de mis horas nocturnas. Es una revelación parar, releer lo escrito y llegar a la conclusión de que lo hecho es medianamente aceptable. Otra cosa es lo que a ti te resulte al leerlo.
Pero ahora te toca a ti. ¿Contestas a pregunta? ¿Qué te deja buen sabor de boca?
Gracias por leerme.

2 comentarios en “«Una cuestión de regusto»

  1. 1. Disfrutar ese descanso en viernes, "tirarme pallí" y dejar que el tiempo me vista de abandono.
    2. Una buena conversa con quien sabe qué entender.
    3. Una buena película de "tiros y puñetazos".
    4. La música… y volar.
    Leerte, mardito roedó…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.