«Ana de la guarda»

Los ángeles, al caer el sol, huyeron despavoridos como almas que lleva el diablo. La razón era precisamente esa, las sombras del ejército de Lucifer, los ángeles negros, se hacían dueños de la noche y atacarían, sin dudarlo, a cualquiera de ellos que se atreviera a mantener su presencia en las calles.
         Ana se despistó. Sobre ella cayeron cinco «malos espíritus» que destruyeron su dignidad. 
        Tras el sufrimiento, se recompuso y, clamando al cielo venganza, los alcanzó uno a uno. Venció. 
        Juró a las puertas del cielo y regresó a La Tierra. Aquello no le  ocurría a nadie mientras ella fuera su Ángel de la Guarda.

7 comentarios en “«Ana de la guarda»

  1. oye, si esa es la versión para "ellos"…¿dónde está la versión para "ellas"? que me parece a mí que esa no me va a guardar nada..jejeje

    Myriam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.