«Comedores escolares de verano»

Imagen extraída, sin permiso, del periódico La Opinión.
Con la llegada del verano nuestro gobierno nos sorprendió con el notición de que iba a abrir los comedores escolares para que la gran cantidad de niños y niñas, que están sufriendo los embates de la economía, pudieran tener una «buena» comida al día. 
Además para enriquecer aún más la experiencia y rizar el rizo, con el que salir en la tele y pregonar a los cuatro vientos ¡qué buenos que somos!, va y se les ocurre mejorar la receta contra impartición de clases de inglés—que es que hay un dinerillo de Europa para este fin y hay que gastarlo.
Hasta aquí GENIAL, en mayúsculas, que la idea es fantástica y que los niños/as van a comer y que además van a mejorar…. Y bla, bla, bla…
Organizan los Ayuntamientos, se contratan empresas de catering, se buscan monitores para dar el inglés y otros para servir y atender las comidas, que hay mucha gente en el paro que llevan más de seis meses, que si no tienen ayudas. Y bla, bla, bla, otra vez que salen en la tele, porque estos políticos son «¡tan buenos!» y se les ocurren unas ideas tan fantásticas.
Pero llega el día de abrir. Las ayudantes de comedor nunca han trabajo en un comedor escolar, no tienen el título de manipuladoras de alimentos y no saben qué es lo que tienen que hacer, ni como. «El maestroescuela» asignado a uno de los grupos de niños, encargado de dar inglés, hizo la carrera de magisterio sí —doy fe— pero a trompicones. No sabe inglés, nunca ha trabajado —y creanme si les digo que es mejor así, que no lo contratarías ni para archivar papeles— y no tiene ni idea de manejar a un grupo de veinte diablillos.
Pero como ni la selección, ni la formación de personal parece ser importante en este caso, esto no sale en la tele. Que para eso tenemos unos políticos y políticas tan listos y listas. Y son tan buenos y bla, bla, bla…

Así que, el verano ya llegó. Los niños y niñas, al menos, tienen un plato de comida en la mesa que echarse a la boca, porque inglés no se sí aprenderán, pero reírse lo van ha hacer, se los aseguro, pero del pobre «maestroescuela», y espero que de los políticos.

1 comentario en “«Comedores escolares de verano»

  1. Vaya vaya me he perdido unas cuantas historias!!!! Veo que no habías registrado el cambio de correo.

    De los niños una vergüenza, estamos hablando de algo tan básico como la educación y ese dinerillo debería servir para eso, que buena falta que hace!! Cuñi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.