«El hombre tras la ventana empañada»

Había una vez un reino tan oscuro que, los seres que vivían en él apenas conocían la luz del sol. Llevan años, tal vez siglos, encerrados en una oscuridad tal que los colores, poco a poco, fueron borrados, el brillo del sol sobre las tímidas aguas de los ríos desaparecieron y el canto de los pájaros quedó apagado para siempre.
En aquel triste reino habitaba un pequeño hobbit, muy entrometido, que gustaba curiosear por las ventanas en busca de acontecimientos, que después comentaba con los demás de su calaña.

En una ocasión descubrió el gran secreto que guardaba el rey, en referencia a la oscuridad del reino. Al ser atrapado por la guardia, un gran maleficio cayó sobre su persona y, en un santiamén, fue convertido en triste estatua de sal, para ser exhibida tras una redonda ventana, siendo conocido como «El hombre de la ventana empañada».
Encerrado así, en su propio cuerpo, gritaba y gritaba a todos los seres cuál era el secreto y cuál era la solución. Lo que averiguó está en su interior y su liberación depende de que tú, si tú, lector/a, averigües y comentes el secreto del triste reino.
¿Quieres salvar al hobbit? ¿Cuál es el secreto del rey? Responde en comentarios.
(Imagen sacada de Revista El Pais, domingo 15 de noviembre)

2 comentarios en “«El hombre tras la ventana empañada»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.