«Historia de una búsqueda»

El
siguiente texto es el fruto de la dinámica de grupo realizada en la
presentación del libro «Mukthar,
el elegido», el pasado catorce de septiembre.
Se
pedía a los asistentes que, en un papel repartido al efecto,
escribieran una palabra (marcada de rojo y en negrita) y su nombre.
La actividad realizada terminó con el compromiso por mi parte de
inventar un texto con todas las palabras. Gracias por participar.
«Historia
de una búsqueda»

La
llama del amor
(Mª
Mercedes, Rosa y Margarita)
crecía nuestra familia
(Mónica). Papá
(Juan) con su ser
lleno de sabiduría (Sofía)
y siempre exultante de felicidad
(Isabel), había
prometido, con las manos
(Mónica, Laura) en
el corazón
(Tito), que era el
momento de conservar nuestras risas
(Olgui).
Con
el cariño
(Jesús) que le
caracteriza y siempre con esa radiante sonrisa
(Tony) en los labios
inundó nuestra casa de vida
(Miguel) con una
creatividad
(Mary Luy) nunca
vista hasta ahora. Creo un hogar mágico
(Jesús), dónde su
pequeña mariposa
(Rita) ―que
así era como llamaba a su hija―
compartía luz
(Vicente), calor
(Jaime) y juego
(Gaby) con un perro
(Mª Carmen), cojo y
holgazán, que apenas movía la cabeza
(Oscar) para comer.
Un
día, su pequeña princesa
(Isabel ySara),
decidió ver que había al otro lado del minúsculo paraíso
ecléctico
(Vanessa) en el que
vivía. Gozaba de grandes felicidades
(Cipriano), pero
dudaba de que aquel pequeño equilibrio
(Felipe) fuera verdad
(Manu).
Quería conocer otros mundos, ver España
(Pablo).
El patriarca lloró, pero permitió su marcha.
Tras
cruzar el umbral de la puerta su boca se lleno con un grito:
¡fantástico! (Carmen)―
dijo gritando a los cuatro vientos―.
Una invasión de olores y colores llenó sus sentidos. La amapola
(Carmen) del camino,
una pequeña almendra
(Isabel jubilada)
abandonada en el suelo tras caer de su árbol
(Noelia),
y los rayos del sol
(Patricia), bastaron
para hacerle pensar
(Marta Qing) que la
paz (Cande),
que hasta este momento había dirigido su vida, era sólo un
espejismo
(Montse), un sueño
(Mari
Paz), del cual
necesitaba unas vacaciones
(Beatriz).
La
aventura
(Mar) orientó su
camino, casi de manera natural
(Ana Jomeini). Buscó
la palabra
(Belín) libertad
(Mª
Cristina Bujalance),
comprendió el significado de la amistad
(José María, Juan, Mª Rosa y Cuñi)
y el éxito
(Gladys) la pilló
por sorpresa (Elena).
Como si de una divertida
(Celestino) alegoría
(Ángeles) se
tratara, frente al agua
(Sandra) que rodeaba
la isla de su personalidad vio acercarse una carabela
(María
Cecilia García), en
la que, tras un simple hola (Samuel),
descubriría la alegría
(Cirilo) y el amor
(Ana
J.) eterno. 

5 pensamientos en “«Historia de una búsqueda»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *