«Invitación de cumpleaños»

Imagen extraída, sin permiso, de San Google.
La cara de felicidad de mi hija, a la salida del colegio, me dio las claves para intuir que algo bueno había ocurrido. Estaba en lo cierto. Una de sus compañeras la había invitado a la celebración de un cumpleaños bastante especial.
Al leer la tarjeta, mi primera impresión fue de estupor. El título era: «Invitación al Spa de Juanita». El desarrollo de las actividades a realizar fueron igual de sorprendentes: Cóctel de bienvenida, manicura, pedicura, masaje, mascarilla facial, peluquería y sesión fotográfica.
Mi hija tuvo que haber notado mi cara de asombro, o a lo mejor escuchar mi grito interior, ya que seguidamente se abrazó a la pierna para pedir permiso para asistir. Lo hizo una y otra y otra vez.
Ya en casa, superado el shock inicial y mis consideraciones acerca de la transmisión de los roles de género y los ideales de belleza, claudiqué y acepté su asistencia a tan magno evento. Admito que la ilusión que la niña estaba demostrado, así como la originalidad de la femenina propuesta de celebración, fueron factores decisivos que influyeron en la decisión. Estoy seguro de que será una tarde muy divertida para ellas.
Por otro lado, me consta de que las madres están supermegahiperilusionadas con la idea, envidiosas y deseosas de hacer lo mismo. Pero esa será otra entrada a este chat, que estoy seguro de que alguna de ellas me lee asiduamente y no quiero que cargué contra mi sin previamente haberme armado y acorazado de manera conveniente.
Mis felicidades a la ideóloga de la actividad. Espero que las niñas se diviertan mucho, ya que estoy seguro de que me reportará material para este blog.

3 comentarios en “«Invitación de cumpleaños»

  1. Nos guste o no, hay ciertas tendencias ("roles") que son inevitables, y claudicar excepcionalmente ante una exhibición tan evidente tampoco es tan grave!!! Cuñi.

  2. Y ahora me dirás que a tí no te gustaría una tarde de Spa con masaje de espalda por aquí, unas manos cálidas y suaves sobando los pies por allá…. No creo que solo a las mujeres nos guste lo bueno, además como siempre digo eso no es un gasto es una inversión en salud jajajja!
    En cuanto a la niña seguro que se lo pasó pipa, sobre todo con eso de pintar uñas, maquillajes, es que el instinto femenino es así, unas lo tenemos más acentuado que otras.
    Besos de spa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.