«La sorprendente historia de mi Tortuga Ninja»

Imagen tomada prestada, sin permiso, de San Google

Hay personajes de ciencia ficción, cómic o dibujos animados que son conocidos por todos. Las Tortugas Ninjas son un buen ejemplo de ello.

Como estoy seguro que recordarás, se trata de cuatro adolescentes tortugas que han sufrido una importante mutación gracias a la cual poseen inteligencia, posibilidad de habla así como poderosos poderes, conseguidos con esfuerzo y entrenamiento, que utilizan para luchar contra en mal.
Sus nombres fueron escogidos en honor a cuatro de los grandes pintores del renacimiento italiano:  Leonardo, Raphael, Donatello y Michelangelo.
Para no andarme por las ramas, te comentaré que en casa tenemos una de esas.  No se cuál.
Hace ya unos años que criamos, como lo hacen muchas familias con niños o niñas pequeños, dos pequeñas tortugas. Aún comiendo lo mismo, viviendo en el mismo espacio y cogiendo la misma cantidad de sol, una de ellas ha evolucionado de manera notable.
No sólo es más grande, sino que además resulta más inteligente. Tiene la costumbre de subirse a la espalda de su compañera. En un primer momento pensábamos que era para mejorar sus relaciones íntimas. Pero no, ella estira que se estira su cuerpo hasta que ¡pluf!, logra salirse del tortugario. Si esto lo hace una vez, e intenta poner pies en polvorosa, nada más poner una pata en el suelo, piensas que es una simpática casualidad. Sí ves como «la tía» busca la manera de subirse sobre la otra para lograr su objetivo de fuga, ya hablamos de algo sorprendente. Cuando la recoges una tercera vez y esta vez está escondida tras una mata, ya te mosqueas y empiezas a sospechar. Pero cuando en menos de dos semanas se repite la operación por cuarta vez, y logra su objetivo de huida, ya no cabe la menor duda: ¡hemos criado a una de esas poderosas criaturas!
Así que esta claro, en este reparto de personajes, me toca ser la vieja rata maestro de ninjitsu. A partir de ahora llámame Splinter.
Por cierto, ¿cómo se dice en lenguaje tortuguil: Porfa, vuelve a casa?

3 pensamientos en “«La sorprendente historia de mi Tortuga Ninja»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *