«On/Off»

“El masajista no tardó en reconocer aquel lunar bajo la nuca. Tenía la misma forma y color que los otros de su especie. Por seguridad calló. Prefirió no decir nada, continuar con su trabajo y esperar hasta que el paciente estuviera más relajado. Así lo cogería desprevenido. 
Tras treinta minutos de manoseo, y una vez comprobada que la respiración del susodicho se había ralentizado, fruto de su labor, decidió actuar. Pasó sus hábiles dedos sobre la mancha hasta descubrir la rugosidad característica. La apretó con seguridad y sin dilación se apartó. Tras un leve gemido el ser se apagó y las pequeñas compuertas que escondía en la espalda se abrieron, dejando el interior al descubierto”
Imagina que la estúpida historia anterior es cierta. ¿Qué nos encontraríamos? Premiaré la originalidad o la mayor estupidez.
Gracias por leerme.

2 pensamientos en “«On/Off»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *