«Sueño o realidad»

Anoche soñé contigo. Entre los brazos de Morfeo sentí como tu cuerpo me rodeó con un deseoso abrazo tras mucho tiempo sin vernos.
     Recordé los momentos felices que vivimos juntos y aparté a un lado los más dolorosos recuerdos que atormentaron nuestra despedida, y de los cuales nunca llegué a desprenderme. En mis sueños hablamos y reímos durante largo rato, como lo hacíamos antaño, cuando nos fugábamos en la oscuridad de la noche para compartir y vivir nuestro secreto.
     Entre las sábanas, no siendo dueño de mis propios pensamientos, reviví lo hermoso que era ver tu cara iluminada por la sorpresa cuando acudía a verte sin previo aviso, con nuestros besos furtivos, con las miradas cómplices, las señas pactadas y secretas que nos hacíamos, o cuando el más leve roce de nuestras manos nos erizaba hasta el último poro de nuestra piel deseosa del contacto físico con el otro.
     Hoy no sé si aquello fue un sueño o realidad, pero al levantarme mis manos aún se mantenían impregnadas en el suave aroma de tu perfume tras la ahora tímida y corta despedida -tan distante de aquellas- y un único deseo me invadió, volver a repetirlo.

7 comentarios en “«Sueño o realidad»

  1. ¿Tú estás seguro que el wisky era sólo eso? ¡Qué mayor te veo…! Por lo demás, bien, ¡en cuántas mañanas nos habremos visto así…!
    No le cuentes a nadie que te está volviendo la memoria remota, que el alemán no tiene cura…
    Anónimo de jable y viento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.