«Verde que te quiero verde»

El verde, además de ser el color de la esperanza, también es el usado para hablar mal de alguien o poner a parir al prójimo. Nos ponemos verdes de envidia o de enfado. A muchos nos pone verde que los políticos sigan verdes en sus posiciones y mantengan  su inmovilismo, demostrando su propio fracaso en hacer política, a la vez que los ponemos verdes por hacerlo. Muy verdes nos quedamos tras la eliminación de la selección española de fútbol…
Pero de lo que realmente quería hablar es de los nuevos batidos verdes. Resulta que se ha puesto de moda, al menos en mi casa, tomar «green smoothies» ―palabrejas extranjeras que ponen verde a los expertos lingüistas—, que no es otra cosa que un zumo o batido, de los de toda la vida, pero mezclando tres tipos de ingredientes: Una verdura, una fruta y un superalimento (cúrcuma, jengibre, moringa…).
Esta claro que es una fantástica manera de tomar vitaminas, minerales y proteínas con las que ayudar a nuestro cuerpo a estar activo y saludable. Ya lo decía Popeye con sus famosas espinacas. Así que ahora, de media mañana o de merienda un zumo de estos y no veas, cuando voy al baño «a dar del cuerpo» —expresión muy canaria que se estudia hasta en medicina— ya no me quedo verde, pero sí que me acuerdo de unos cuantos que ya nombré antes.
Gracias por leerme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.