«Escribiendo con Virus»

Hoy creo que no soy buena compañía. Escribo este post sin muchas ideas, medio adormilado por la fiebre y con el cuerpo magullado por una paliza invisible que me ha dado un virus, cinturón negro primer dan de kárate, que tengo viviendo en mi cuerpo.

Parece increíble cómo este bichejo puede afectar tanto a cuerpo y mente. En un día normal, en una hora normal, de escritura puedo escribir unas quinientas palabras pero hoy, que ya llevo sentado frente a la pantalla más de treinta minutos, apenas ochenta y ocho —cuéntalas si quieres. Justo hasta el guión—. De la misma manera, en una hora normal de escritura, habría desechado muchas palabras. Hoy no me atrevo ni a eso. Lo que sí que he desechado es la pila de pañuelos que tengo sobre la mesa. ¡No hay por donde cogerlos!, como a mí.

Pero si hay algo que me preocupa es pasarte el virus. Sí, lo digo en serio. Sin querer he estornudado varías veces, al no contar con tiempo suficiente para taparme la boca con el antebrazo, que así es como nos enseñaron tras la primera alarma de la gripe A, cayendo todo sobre la pantalla. Así que, por si acaso este virus sea capaz de transmutarse y convertirse en virus informático, te recomiendo dejar un breve comentario y cerrar esta esquina hasta que lleguen tiempos e historias mejores. Espero que eso sea el próximo jueves. Mientras sigo con mi paracetamol, el antiestamínico, el jengibre…, solo me falta el sudorcito de pecho contra pecho (jejeje).

Gracias por leerme.

5 pensamientos en “«Escribiendo con Virus»

  1. Ohhh, cuidate mucho. Yo había pensado en una frase sobre la que podías escribir esta semana: «Ponte perfume dónde quieras recibir un beso» (jejejeee)

  2. Nada, viejo roedó, te agradecemos el esfuerzo que nos haces pa que te veamos, no lo puedes resistir… puedes dejar el virus en casita, por aquí ya hemos tenido los nuestros, y encima vestidos con el traje típico.
    Por cierto, hace, y va de bulla, tiempo que no te pasas por mis lares, aunque sea pa decirme ¡que te den!… a mejorarse, y usa la vieja receta:
    Un sudor + un bañito en la marea + dos wiskitos… se te quita tó…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *